Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
El Asus ROG Phone 3 es un móvil espectacular para un público muy concreto que quizá no seas tú

El Asus ROG Phone 3 es un móvil espectacular para un público muy concreto que quizá no seas tú

El Asus ROG Phone III es el Android más potente que hay ahora mismo en el mercado. Su pantalla y su sistema de sonido deberían ser una referencia de futuro para otros fabricantes, y su software es un buen ejemplo de cómo mejorar Android. Ahora bien, ¿es el móvil adecuado para ti? Depende.

Advertisement

Ya en la toma de contacto con esta nueva bestia de Asus advertíamos que El ROG Phone III es un móvil para videojuegos. Con esto no quiero decir que se puedan ejecutar juegos en él porque es muy potente, sino que está especifica y cuidadosamente orientado a su uso como consola portátil Android. Cada detalle de su diseño está pensado con la idea de usarlo con este fin. Por esa misma razón hay funciones que, a menos que seas un gamer casi profesional, probablemente no necesites. Asímismo hay otras características que, sin ser malas, no están a la altura de lo que ofrecen otros Android de gama alta que cuestan lo mismo o menos, sencillamente porque no son características importantes para jugar. Me estoy refiriendo concretamente a las cámaras, pero eso es algo que mejor veremos más abajo.

Dr. Jekyll y Mr. Hyde
Dr. Jekyll y Mr. Hyde
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Si los móviles fueran automóviles, por terminar con esta introducción, el Asus ROG Phone III sería algo como un Lamborghini. Su potencia y su aceleración están más alla de toda duda, pero consume demasiado, su maletero quizá no sea lo más adecuado para llevar la compra del súper, y su suspensión es demasiado baja como para circular por carreteras comarcales llenas de baches. Dicho esto, veamos las características de este superdeportivo Android.

Diseño

Decíamos en nuestra primera toma de contacto que el Asus ROG Phone 3 es muy grande (171 x 78 x 9,58 mm). En realidad sus dimensiones son casi las mismas que las de su antecesor, el ROG Phone 2, pero siguen siendo muy llamativas para alguien que no esté acostumbrado y lo sostenga por primera vez. Con el tiempo, sin embargo, uno se va acostumbrando y al final dejas de verlo tan enorme. En defensa de Asus hay que decir que la electrónica interna del teléfono está excepcionalmente bien equilibrada, por lo que es muy cómodo de sujetar.

Hablando de diseño. Desde que lanzara el ROG Phone original, Asus ha ido diluyendo los detalles propios de la estética gamer para hacer el móvil mucho más discreto. El ROG Phone 3 apenas se reconoce como móvil de videojuegos. Si no llevamos encendido el logo de la parte posterior, tan solo un puñado de líneas y la ventana transparente que muestra parte del sistema de refrigeración nos pueden delatar como jugadores irredentos. Si me apuras, probablemente sea hasta demasiado discreto para el gusto de algunos jugadores.

En cuanto al logo, por cierto, se puede configurar a gusto del usuario para que no se encienda nunca, o lo haga al ritmo de la música. Podemos hacer que se encienda solo cuando activamos el modo de juegos X-Mode, que respire cuando la pantalla está apagada o cuando esté cargando, que sirva como luz de notificaciones, etc... Por supuesto, podemos elegir en qué color queremos que brille.

El logo nos recuerda que esto es un móvil de gaming, y que por tanto debe llevar iluminación RGB ¯\_(ツ)_/¯

La apariencia frontal del ROG Phone 3 puede parecer tosca y poco estilizada comparada con la de otros gamas altas. La pantalla no es curva y tiene unos márgenes simétricos pero amplios a su alrededor, tan amplios de hecho que albergan sin problemas la cámara frontal. En realidad ninguna de estas decisiones son fruto de la torpeza. Al contrario, han sido muy meditadas desde el primer ROG Phone, y basta usar el terminal para darse cuenta de las razones. Los bordes anchos permiten sujetar el móvil con confianza y comodidad sabiendo que no vamos a activar nada accidentalmente tocando la pantalla táctil con la palma. Además, son el espacio dedicado a los altavoces frontales. Desde esa posición ofrecen un sonido estéreo sencillamente formidable. La cámara frontal en la esquina tiene el ángulo perfecto para capturarnos la cara si queremos hacer streaming con el móvil en horizontal.

Mi única pega a nivel de estética es que la parte posterior del ROG Phone 3 es un imán para huellas. Una versión plástico negro mate con solo la ventana de refrigeración en cristal me hubiera gustado más, pero es cuestión de gustos.

El Air Cooler 3

El Asus ROG Phone 2 tiene dos puertos USB-C, uno en la parte inferior como otros móviles, y otro doble y propietario en el lateral izquierdo que queda en la parte inferior cuando sostenemos el teléfono en horizontal para jugar. Este segundo puerto es el que se usa para conectar los diferentes mandos y accesorios del teléfono. El único de estos accesorios que viene incluido con el móvil es el Air Cooler 3, un accesorio refrigerador para controlar la temperatura del teléfono cuando forzamos su procesador a tope.

El Air Cooler 3 no es precisamente el más bonito de los accesorios, pero es cómodo de conectar y cumple con su función. Externamente tiene iluminación RGB en la parte frontal y trasera, y ofrece un puerto USB-C de carga y un jack de audio de 3,5mm.

Pantalla y sonido

Poco podemos añadir sobre la pantalla que no hayamos dicho ya en la toma de contacto. Hablamos de una AMOLED de 6,59 pulgadas con resolución 2340 x 1080, y tasa de refresco de 144Hz regulable a gusto del usuario. Completan el cuadro un brillo máximo de 700 Nits en modo automático (con un máximo absoluto de 1.000 Nits), HDR10+, el equivalente a 1 milisegundo de respuesta gracias a la frecuencia de refresco táctil de 270Hz y compatibilidad con los perfiles de color DCI-P3 y Delta-E. Si por lo que sea no estás contento con los colores de la pantalla (que son maravillosos), Asus ha dispuesto una función llamada Splendid con 5 perfiles de color predeterminados y la posibilidad de ajustar la pantalla hasta el punto de hacerla monocroma si ese es tu deseo. Hacerlo, eso sí, no te conferirá ninguna ventaja en términos de batería.

Los colores de la pantalla del ROG Phone 3 son simplemente maravillosos.
Los colores de la pantalla del ROG Phone 3 son simplemente maravillosos.
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Aunque la tasa de refresco de la pantalla puede ajustarse manualmente para que siempre muestre 144 Hz, lo cierto es que hacerlo no es una jugada muy inteligente. La mayor parte de aplicaciones no se benefician de correr con esa tasa de refresco. En algunas notarás un scroll más suave, en la cámara notarás una fluidez espectacular cuando grabes a 60Hz, pero no es algo que cambie la experiencia tanto como para merecer la pena en términos de batería.

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

La cosa cambia cuando llegas a los juegos. Todos los juegos se gestionan mediante la aplicación Armoury Crate, que detecta la tasa de refresco óptima a la que corre cada uno (o si es compatible con ella) y ajusta los parámetros de la pantalla en tiempo real. El móvil se encarga solo de que cada juego corra perfecto y con la tasa de refresco óptima.

El sonido del Asus ROG Phone 3 consiste en dos altavoces. Cada uno de ellos está dotado de su propio amplificador independiente, un NXP TFA9874. Huelga decir que el sistema es compatible con audio en alta definición y conexiones Bluetooth APTX-HD. Por cierto, y hablando de auriculares. El móvil no tiene puerto de 3,5mm, pero los accesorios como el AeroActive Cooler 3 aprovechan el doble puerto del lateral para añadir este conector tan venerado por los aficionados al buen audio.

El Air Cooler 3 añade al ROG Phone 3 un puerto de auriculares.
El Air Cooler 3 añade al ROG Phone 3 un puerto de auriculares.
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Lo interesante es el software de audio firmado por la compañía sueca Dirac. Enterrada entre los ajustes de sonido hay una función llamada Asistente para audio desde la que se pueden seleccionar diferentes perfiles o ajustar los parámetros de ecualización completamente a nuestro gusto. Aunque el sistema de altavoces del ROG Phone 3 es una auténtica barbaridad comparado con el de otros móviles, sigue sin haber espacio para meter unos altavoces de graves lo bastante grandes. Dirac soluciona esto mediante software. Las frecuencias graves se combinan con notas adicionales generadas mediante software que buscan incrementar la percepción de las bajas frecuencias sin que realmente haya un soporte físico para ello.

Aspecto del sistema de gestión de sonido de Dirac.
Aspecto del sistema de gestión de sonido de Dirac.
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Suena todo un poco metafísico, y probablemente lo es. Bajando de nuevo a tierra, basta decir que los altavoces d ROG Phone 3 suena impresionantemente bien, con un acento muy marcado en el sonido envolvente que ofrecen en cine y videojuegos.

Controles y sensores

A nivel de controles, el Asus ROG Phone 3 también deja ver su ADN gamer. Los botones de encendido y volumen están muy juntos en la parte central superior por dos razones. La primera es que no los pulsemos accidentalmente al jugar en modo horizontal. La segunda es dejar sitio a los Air Triggers 3, unos pulsadores tipo gatillo realmente notables.

Los Airtrigger no son botones físicos, sino sensores de presión hápticos.
Los Airtrigger no son botones físicos, sino sensores de presión hápticos.
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Los Airtrigger no son botones físicos, sino sensores ultrasónicos con soporte háptico pensados para sustituir a un determinado botón en pantalla. Ya solo con eso serían útiles, pero Asus los ha modificado en esta tercera edición. Ahora podemos configurar los gatillos para que cada uno sea dos botones independientes, para que se puedan dejar pulsados o reconozcan pulsaciones largas, y finalmente para que podamos usarlos como superficies para reconocer movimientos deslizantes, algo muy útil en algunos juegos en los que esquivar o recargar es una acción que se realiza precisamente deslizando el dedo por la pantalla.

El Asus ROG Phone 3 tiene un sensor de huellas dactilares bajo la pantalla. Esto es lo que ocurrió siempre que intentaba registrar una huella...

No se por qué el sensor de huellas del ROG Phone 3 se niega a reconocerme. El sensor está sucio... NO, NO LO ESTÁ. LO ACABO DE LIMPIAR.
Gif: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Normalmente siempre tengo problemas con los sensores de huellas (será que mis dedos están mal hechos), pero lo del ROG Phone ya roza lo ridículo. El sensor se empeña en decir que la pantalla está sucia. La limpio con un paño. Nada. Me lavo las manos. Nada. Pruebo con varios dedos. Nada... Para salir de dudas le pedí a mi esposa que tratara de registrar una huella. Mismo resultado. A ver si no van a ser mis dedos...

¿Puedo decir que el sensor de huellas del ROG Phone 3 es una porquería como un templo? Pues no lo sé. Quizá sea cosa de la unidad que estoy probando. Quizá es que tanto bricolaje ha hecho que mis huellas no sean muy reconocibles. Simplemente dejo constancia de mi pésima experiencia en este sentido por si desbloquear el móvil con tu huella es algo importantísimo para ti. Personalmente es algo que nunca uso, ni en este móvil ni en ningún otro, pero es mi caso particular. No me atrevo a generalizar.

La cámara frontal desbloquea el móvil con gafas de sol y hasta en la más completa oscuridad, pero por motivos que desconozco no te reconoce cuando llevas unas gafas de sol enormes y ridículas que te tapan media cara. Yo tampoco me reconocería si me cruzara conmigo por la calle.
La cámara frontal desbloquea el móvil con gafas de sol y hasta en la más completa oscuridad, pero por motivos que desconozco no te reconoce cuando llevas unas gafas de sol enormes y ridículas que te tapan media cara. Yo tampoco me reconocería si me cruzara conmigo por la calle.
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

La buena noticia es que el reconocimiento facial funciona a las mil maravillas, incluso con gafas o en total oscuridad. Lo único que ha podido despistarlo es llevar gafas de sol grandes. Con unas gafas de tamaño normal tarda un poco más en reaccionar, pero logra desbloquear la pantalla. Para mí es más que suficiente.

Cámaras

Las cámaras no son lo más importante en un móvil de gaming, pero dejarlas atrás hubiera sido imperdonable en un terminal de gama alta con un precio que ronda los 900 euros. Por fortuna no es el caso. Asus lleva años puliendo a fondo tanto el hardware de sus cámaras como la app que gestiona este hardware. El resultado es un sistema fotográfico consistente y de calidad que se situa a caballo entre los grandes móviles fotográficos y los gama media como el OnePlus Nord. Las cámaras están compuestas de:

  • Cámara principal de 64Mpx con sensor Sony IMX686 F1.8, capaz de tomar fotos de 16Mpx combinando cuatro tomas del sensor Quad NBayern o de tomar fotos a 64Mpx completos.
  • Cámara secundaria gran angular de 13MPx y 125 grados (equivalente a una 11mm en fotografía convencional F2.4 con corección automática de aberraciones tipo ojo de pez.
  • Cámara macro de 5Mpx F2.0.
  • Cámara delantera de 24Mpx F2.0 con una óptica equivalente a 27mm.
Detalle del módulo de cámaras en la parte trasera.
Detalle del módulo de cámaras en la parte trasera.
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Este sistema solo tiene una cosa que envidiar a otros topes de gama: el zoom óptico. No es una ausencia especialmente notable, sobre todo teniendo en cuenta que Asus promete un zoom 2X sin pérdida de calidad en la cámara principal (y cumple esa promesa).

En cuanto a la aplicación de cámara, está literalmente llena de modos que incluyen algunos tan exóticos como el modo de vídeo Pro con posibilidad de grabar a 8K. La aplicación me recuerda a la de los Huewei, pero mejorada. Cada modo no solo está repleto de ajustes, sino que deja muy claro si podemos usar la cámara gran angular o no, y hasta nos permite ajustar el tiempo de exposición en foto nocturna. De las mejores aplicaciones fotográficas nativas que he visto ¿En qué se traduce todo esto a la hora de sacar fotos? Vayamos con algunos ejemplos.

16Mpx Vs 64Mpx

La app de cámara del Asus ROG Phone 3 permite tomar fotos en 16 Mpx (4576 x 3432 píxeles y unos 8MB) o 64Mpx (9184 x 6888 píxeles y alrededor de 25MB). ¿Cuál usar en cada caso? Las fotos en 16Mpx deberían ser el modo por defecto. Sacan algo más de luz en las zonas oscuras y tienen mejor contraste (el color entre ambas es prácticamente idéntico. Las fotos a resolución completa suelen parecer algo menos retocadas a la vista, pero se gana mucho en términos de detalle.

La buena noticia es que sí hay una diferencia bastante apreciable y que el modo de 64Mpx en el Asus ROG Phone 3 no es un mero brindis de cara a la galería. Podemos usarlo en determinados momentos en los que queramos mucha resolución para luego seleccionar una parte de la imagen.

Principal, gran angular y zoom

Una de las cosas que más me han gustado de las cámaras del ROG Phone 3 es que el gran angular tiene una calidad fantástica, a veces incluso mejor que la de la cámara principal en términos de balance y temperatura de color. Su resolución de 13Mpx permite además usarlo con la garantía de que va a ofrecer fotos bastante nítidas. El sistema de corrección de los efectos de ojo de pez también es bueno.

Asus asegura que se puede usar el zoom de la cámara principal hasta 2x sin pérdida de calidad. No solo es cierto. Yo alargaría esa cifra hasta los 3x si la iluminación acompaña. De hecho, he llegado a tomar fotos con el zoom al máximo (8x) muy aparentes siempre y cuando no ampliemos mucho. Al igual que con el gran angular, el modo zoom es sólido y Asus ha hecho aquí mejor trabajo que otras compañías con más fama en lo que a fotografía móvil se refiere. La única pega es que la aplicación de cámara no tiene un paso predeterminado en 2x. Hay que seleccionarlo manualmente haciendo scroll, y es un poco incómodo.

Modo macro

De algo tiene que servir la lente macro de 5Mpx. La resolución es mayor que la de otros móviles con lente macro dedicada como los OnePlus 8 y Nord, y de hecho ofrece una mejor calidad que estos. Poder tomar fotos en modo macro sin depender de lo que diga una IA también es una bendición. El mayor problema con el modo macro es que es complicado controlar a qué parte de la escena está enfocando. Eso se traduce en que no siempre la parte enfocada es la que queremos y hay que tener paciencia para sacar la foto buena.

Retratos

La parte de retratos y selfies es la menos bonita del apartado cámaras. En general, las fotos con la cámara delantera son inconsistentes en términos de iluminación y requieren de un cierto tiempo de prueba error hasta dar con una que nos guste. Para empeorar, la falta de una cámara de profundidad de campo induce a errores esporádicos en la detección de qué está en primer plano y qué no en el modo retrato.

Modo nocturno

Llegamos al otro gran apartado fotográfico en el que el ROG Phone 3 tiene luces y sombras (Perdón por el chiste involuntario). Los resultados con el modo nocturno dependen mucho de lo amables que seamos con él. Si la imagen que vamos a sacar tiene suficientes puntos de luz (farolas, neones o ventanas) el modo nocturno hace un buen trabajo, pero empasta y pixela un poco las zonas oscuras. Este problema se extiende a toda la imagen si hay muy poca luz. Las fotos nocturnas oscuras son un festival de grano, artefactos y píxeles. Al igual que ocurre con el modo retrato, no es para nada el peor modo nocturno que hemos visto, pero palidece en comparación con otros terminales de gama alta como el Huawei P40 Pro, el OnePlus 8 Pro o los Galaxy S20.

La sorpresa del modo nocturno es que tanto el zoom como el gran angular arrojan resultados sorprendentemente buenos de noche, algo en lo que muchos gama alta como los OnePlus o los Samsung fallan estrepitosamente. Veamos algunos ejemplos.

Vídeo

Asus ha potenciado mucho el apartado de vídeo con El ROG Phone 3. Para empezar la app ahora tiene un modo profesional dedicado expresamente a vídeo en el que podemos cambiar parámetros como la sensibilidad ISO, el balance de blancos o el número de pasos sobre la marcha e incluso mientras estamos grabando. Es un añadido genial que me encantaría ver en los móviles de otros fabricantes.

Además de ese modo, el ROG Phone 3 tiene modos de cámara lenta, time-lapse y un útil modo que permite bloquear el enfoque en un objeto para que siempre esté nítido. Ideal para niños, mascotas y otros objetos que se mueven a gran velocidad. Hablando de moverse, el sistema integrado de estabilización hace un trabajo bastante bueno en eliminar la trepidación producto del mal pulso. El único pero es que cuando lo activas solo puedes grabar a un máximo de 1080p. En modo normal la resolución alcanza 8K o unos estupendos 4K a 60FPS.

Resúmen de las cámaras

No quiero pasar al siguiente apartado sin resumir mis pensamientos sobre las cámaras del ROG Phone 3. La cámara gran angular y el zoom son especialmente brillantes. El modo nocturno tampoco es malo. Simplemente no es el mejor. Los mayores problemas vienen con el modo retrato y con la gestión de la cámara frontal. Probablemente ambos casos se solucionarían añadiendo una cuarta cámara que trabaje como sensor de profundidad. Incluso con esas carencias, el sistema de cámaras del ROG Phone 3 me ha sorprendido muy gratamente. Tiene cosas (la aplicación, la gestión del angular, los modos de vídeo) muy superiores a las de otros móviles supuestamente especializados en fotografía. Por desgracia también tiene fallos gordos que le alejan del olimpo de los móviles que mejores fotos sacan.

Rendimiento

El procesador del ROG Phone 3 es el Snapdragon 865+, que para los profanos en chips, lo que hace es elevar un 10% la potencia del procesador principal del 865 original (de 3.0GHz a 3.1) y subir la frecuencia de la gráfica Adreno 650 de 587MHz a 645. Acompañan a este procesador un sistema de almacenamiento UFS 3.1 y 16GB de RAM LPDDR5 que no solo es más rápida que la LPDDR4X, sino que además consume menos energía.

Sin entrar en test sintéticos (si estás muy interesado puedes ver una muestra exhaustiva aquí lo mejor del ROG Phone 3 no es solo la potencia en bruto, sino que pone el control y la gestión de esa potencia en manos del usuario, algo que normalmente no hacen los móviles.

No hay mucho que contar sobre rendimiento en materia de aplicaciones. El Asus ROG Phone 3 vuela hagamos lo que hagamos con él. La respuesta es instantánea y fluida en cualquier aplicación independientemente de cuántas tengamos abiertas. No. En este caso hablar de rendimiento significa examinar cómo se comporta el móvil en aquello para lo que fue diseñado, que es hacer funcionar videojuegos gráficamente exigentes. Hablar de eso es mencionar obligatoriamente el modo de juegos X-Mode. Se trata de una función desarrollada por Asus que hace overclock sobre el procesador Snapdragon 865 Plus. La aplicación deja elegir entre tres niveles. El primero eleva la frecuencia de los 845MHz que se usan en tareas normales a 1,52GHz. El nivel 2 sube a 2,07GHz. El nivel 3 solo se puede activar si tenemos conectado el refrigerador externo y sube la frecuencia del procesador a unos brutales 3,1GHz.

¿Hay alguna diferencia entre usar un modo y usar otro? Esa es una pregunta que deberías hacer a Asus, porque independientemente de qué perfil selecciones, el móvil realiza los ajustes necesarios para cada juego en particular. Puede ocurrir perfectamente que pongas la pantalla a 144Hz, todos los ajustes al máximo dentro del juego, pero Armoury Crate decida que es mejor dejar el juego a 60Fps. Esto ocurre en algunos juegos. Otros respetan lo que defina el usuario.

Esos ajustes pueden verse en cualquier momento deslizando el dedo desde la parte izquierda para abrir el Game Genie, que es otra de las soluciones más fantásticas que tiene el ROG Phone 3. El Game Genie es la consola desde la que podemos cambiar los ajustes de notificaciones, hacer capturas o grabar vídeo de nuestra partida, cambiar ajustes de los controles o comprobar la tasa de fotogramas, la temperatura o la frecuencia del procesador, todo sin salir del juego. Basta estudiar un rato la pestaña del Game Genie durante una partida para comprobar como el móvil ajusta la frecuencia del procesador y la tasa de refresco que bajan, por ejemplo, durante las pantallas de carga o de victoria.

Lo que más me sigue llamando la atención del ROG Phone 3 curiosamente no es el hardware, sino el software que lo gestiona. Si eres de los que gusta de disfrutar de potencia sin tener que devanarte los sesos solo tienes que dejar que el fantástico combo de Armoury Crate y Game Genie hagan su trabajo. Por el contrario, si lo que te gusta es enredar en cada pequeño apartado de la configuración para afinarlo a tu gusto también puedes hacerlo. En ese sentido es el equilibrio perfecto entre sistema operativo amistoso y un hardware potente como pocos que merece ser configurado a placer.

Batería

Sobre el papel, la idea de una batería de 6.000 mAh suena increíble, pero la realidad es un poco diferente. El ROG Phone III tiene un procesador que demanda mucha energía, y el objetivo del teléfono es poner ese chip a tope para juegos, no precisamente ahorrar batería. Eso por no mencionar la pantalla enorme a 144Hz o el sistema de refrigeración. ¿Cómo afecta todo esto a la autonomía? ¿Qué pasa si nos ponemos a jugar como locos durante horas? ¿Y si nos ponemos a jugar con el modo X activado?

El cargador y su cable trenzado, conectados al Air Cooler 3.
El cargador y su cable trenzado, conectados al Air Cooler 3.
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Comencemos con una idea inicial: la batería de 6.000 mAh del ROG Phone III no supone más autonomía. Si usas el móvil de manera normal tendrás alrededor de día y medio de batería, que es la media de lo que ofrecen los móviles hoy. Después de jugar al Asphalt 9 durante una hora de reloj hemos constatado que la batería ha bajado un xx%. En reproducción de vídeo (un medida muy común para probar la batería), el ROG Phone 3 aguanta casi 25 horas a 60 hertzios, que es una cifra estupenda. Si forzamos la pantalla a 144Hz baja a 19 horas.

Finalmente está el modo X, cuando lo activas, el ROG Phone 4 hace overclock al procesador y lo pone a 3,1 GHz. Una hora de Asphalt 9 con este modo activo supone drenar la batería un 12%.

Las cifras son consistentes con el riguroso test de velocidad con software propio que han realizado en Android Authority. Si fuerzas al ROG Phone 3 a ejecutar tareas de vídeo al máximo de resolución, tasa de refresco y brillo la autonomía es de 5 horas y 48 minutos, una cifra no muy diferente a la de terminales como el Samsung Galaxy S20 Ultra, el OnePlus 8 Pro o el Huawei P40 Pro Plus. En X-Mode, la autonomía se reduce a solo tres horas y 20 minutos. Es muy poco, pero hablamos de llevar el móvil a una situación absolutamente extrema. Tan solo se me ocurre un puñado situaciones en las que necesites poner el móvil a plena potencia. Si vas a competir profesionalmente con el ROG Phone 3 es muy probable que lo hagas con el cable de carga puesto de todos modos.

La conclusión de todo esto es que el ROG Phone 3 está a la altura de otros topes de gama Android en lo que a batería se refiere, pero como explican en Android Authority hay una clave importante: el ROG Phone 3 ofrece mucha más potencia a cambio de esa misma autonomía. Los demás móviles están pensados para optimizar al máximo la batería y eso supone racanear con la potencia del procesador. El ROG Phone 3, en cambio, está pensado para dejar abierto el grifo de la potencia. Que siga ofreciendo la misma autonomía con ese grifo abierto dice muchas cosas buenas de la batería.

En cuanto a la carga, hay un detalle importante a tener en cuenta. El ROG Phone 3 tiene dos puertos de carga, el USB-C de uso normal en la parte inferior, y un segundo puerto en el lateral compuesto por un doble USB-C (uno de tamaño normal y otro propietario más pequeño). Este segundo puerto es al que se conectan los accesorios como el ventilador externo AeroActive Cooler 3. Todos estos accesorios dejan un puerto USB-C libre que es mucho más cómodo para cargar el móvil durante una partida.

Conviene echarles un vistazo a los ajustes de batería. Hay muchas opciones interesantes.
Conviene echarles un vistazo a los ajustes de batería. Hay muchas opciones interesantes.
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Por cierto, el Asus ROG Phone 3 se comporta como un laptop en términos de carga en el sentido de que soporta carga Pass Through. Cuando la batería se llena del todo, el cable de carga pasa a alimentar el móvil directamente sin seguir cargando la batería. Es un detalle excelente pensado para alargar la vida útil de la batería y no sobrecargarla innecesariamente. No es la única función destinada a proteger la batería. Aunque la carga funciona a 30 vatios, podemos seleccionar un modo de cara lenta que baja a 10 y que es ideal si eres e los que dejan el móvil cargando toda la noche.

En resumen

El ROG Phone 3 tiene tantas funciones y pequeños trucos que otros móviles no tienen que es difícil hablar de todos ellos en una review que no aburra por excesiva. La comparación que hice tras la primera semana de uso sigue vigente. El ROG Phone 3 es la versión móvil de un PC para gaming. Es caro, exhuberante, pintoresco y rebosa potencia a borbotones, pero eso no significa que sea adecuado para todos los públicos ni para todos los usos. No necesitas un laptop de gaming para ejecutar Powerpoint y navegar. Para eso te basta un ultrabook. Si lo que buscas es un móvil para sacar fotos tremendas seguramente sea mejor un Samsung Galaxy S20 Ultra o un Huawei P40 Pro. Si eres un jugador esporádico o no pasas del Plants Vs Zombies no necesitas algo como el ROG Phone 3. Te basta con el OnePlus Nord (o el 8 Pro si pretendes echar partidas a algo con más requisitos gráficos como un PUBG Mobile).

Eso sí, si eres un gamer serio o buscas prestaciones profesionales la elección es clara. El ROG Phone 3 es el mejor móvil para jugar que vas a encontrar ahora mismo y la referencia absoluta en términos tanto de hardware como de software decicados a este menester. Si el presupuesto no te alcanza está el Nubia Red Magic 5G o el XiaoMi Black Shark 3 Pro, pero ninguno de los dos está a la altura de este maravilloso monstruo que ha creado Asus.

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter