Todos hemos hecho avioncitos de papel, pero Shai Goitein ha ido un poco más allá. Este emprendedor ha desarrollado PowerUp 3.0, un diminuto módulo propulsor que, unido a cualquier avión de papel, convierte la pieza de origami en un avión de radiocontrol que se maneja desde el móvil.

Goitein comenzó una campaña para financiar su juguete en Kickstarter con un objetivo de 50.000 dólares. Ya va camino del millón, y aún le quedan dos semanas. Si sobrepasa los dos millones, el creador de este avión autopropulsado ha prometido desarrollar una versión con cámara.

El módulo que se instala en el avión es un pequeño cabezal por donde recibe la señal del móvil (mediante una aplicación para iOS o Android), y un motor en la parte de cola que es el encargado de mantener el avión en el aire. La autonomía de vuelo es de 10 minutos y la conexión es Bluetooth, lo que limita el uso del avión a distancias relativamente cortas, aunque eso no le quita en absoluto la dversión. PowerUp 3.0 está fabricado en goma y fibra de carbono para resistir golpes y caídas.

Advertisement

La campaña en Kickstarter continúa,y Shai Goitein incluso ha mostrado su invento en este CES. Los que no podáis resistir la tentación de revivir tiempos de la infancia tenéis el paquete básico por 40 dólares. [Kickstarter vía Engadget]