En Bethel, un pueblo remoto al oeste de Alaska, la comida suele llegar por correo. Aparte del pescado y los animales de caza, los locales sólo podían sacarle bayas y coliflor a la fría tundra ártica. Sin embargo, un agricultor local consiguió 20.000 kg de vegetales el año pasado, y espera obtener el doble para esta temporada. La razón: el cambio climático.

La mejora del clima es definitivamente un punto a favor” explica Tim Meyers, el dueño de Meyers Farm. Tim no esconde que, para él y su mujer Lisa, el calentamiento global tiene efectos positivos. “Lo siento, la subida de las temperaturas es emocionante. No sé qué vamos a hacer, pero en mi situación yo estoy tomando ventaja de lo que nos está ocurriendo”. Los clientes forman cola incluso antes de que los Meyers abran su tienda, dos veces a la semana.

Meyers Farm conseguirá alargar la temporada 2015 hasta la Navidad. Cultivan patatas, nabos, remolachas y otros vegetales que antes no habrían podido sobrevivir al permafrost. Esta familia de agricultores consigue enfrentarse al invierno gracias a una combinación de invernaderos y cubiertas de plástico en el suelo, además de la inesperada ayuda del derretimiento del hielo.

La temperatura media en Bethel es de 1,2 grados bajo cero; en invierno, los termómetros oscilan entre los -14,1º y los 13,3º C. El agua se congela en diciembre y se han registrado temperaturas extremas de hasta -44 ºC. “Apuesto a que en un par de años vamos a encontrar la manera de tener cosas cosechables todo año” sonríe, ajeno a esto, Tim Meyers. [vía Co.EXIST]

Imagen: ash jeans / Flickr - Meyers Farm

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)