Brian Krzanich, CEO de Intel desde 2013. Imagen: Intel

El director ejecutivo de Intel, Brian Krzanich, vendió una importante cantidad de acciones de la compañía el pasado 29 de noviembre, como refleja su historial de transacciones en la Nasdaq. Tenía 495.743 y se quedó con 250.000, el mínimo requerido por contrato para seguir siendo CEO tras cinco años en el puesto.

¿Qué significa todo esto? Básicamente eso: hace un mes, Krzanich vendió cerca de la mitad de sus acciones (y al mismo tiempo el máximo que podía vender) por 11 millones de dólares. ¿Por qué? Quizá quería comprar una casa muy cara o realizar inversión fuera de lo común, no lo sabemos. El tema es que ahora, cuando se ha dado a conocer un enorme fallo de seguridad que afectaría a todos los procesadores Intel de la última década (y que podría llevar a todos los sistemas operativos a capar deliberadamente el rendimiento de esos chips, de nuestros chips), el momento elegido por Krzanich para realizar la venta de sus acciones ha levantado sospechas en foros públicos como Hacker News y Twitter.

Advertisement

The Motley Fool ya señaló en diciembre que el movimiento era llamativo, a la luz de unas declaraciones recientes del director financiero de Intel, Robert Swan. Swan había dicho en un memorando interno que apuntaban a aumentar su capitalización bursátil hasta los 300.000 millones de dólares de cara a 2021. Si su estimación se cumpliera, las acciones de Krzanich habrían valido $4 millones más, aparte de lo recaudado en los próximos años por pagos de dividendos.

De hecho, el propio Krzanich dijo públicamente en febrero que su capitalización de mercado objetivo era de 220.000 millones de dólares para 2021. Es un poco extraño que meses después se quedase con el mínimo de acciones requerido, arriesgándose a que los inversores entrevieran en el movimiento una falta de confianza en el valor de sus títulos. O peor, que ocurriera algo como lo que acaba de ocurrir y lo acusasen de negociar con información privilegiada.


Actualización: un portavoz de Intel dijo a Gizmodo que la venta de acciones de su CEO “no estuvo relacionada” con la vulnerabilidad de los procesadores. Según la compañía, la transacción se realizó de conformidad con el plan de venta de acciones 10b5-1 de forma automatizada y en una fecha preestablecida.

Advertisement

[The Motley Fool vía Hacker News]