Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
El rey Ur en una época de esplendor para los sumerios en Mesopotamia
Foto: Michel wal (CC BY-SA 3.0)

En 2008, un grupo de investigadores de la Universidad de Wolverhampton, en Inglaterra, reunió la lista de chistes más antiguos de la historia. La chanza más vieja que pudieron encontrar era un proverbio de los sumerios, una de las primeras civilizaciones del mundo que habitó lo que hoy es el sur de Irak.

El chiste está escrito en tablillas del periodo babilónico que datan del año 1900 a.C., pero los investigadores creen que podría remontarse incluso al 2300 a.C.

Advertisement

Dice así:

Algo que nunca ha ocurrido desde tiempos inmemoriales: una mujer joven no se ha tirado un pedo en el regazo de su esposo.

Aunque haya perdido la gracia, la frase sigue vigente de algún modo. Cuando una joven está enamorada, evita producir flatulencias delante de su pareja. Es el primer chiste del que se tiene constancia y mezcla dos temas que siguen siendo pilares fundamentales del humor: las relaciones sentimentales y la escatología.

Otros chistes muy antiguos

  • Antiguo Egipto, 1600 a.C. “¿Cómo entretienes a un faraón aburrido? Navegas por el Nilo con una barca llena de mujeres jóvenes vestidas solo con redes de pesca y le dices al faraón que vaya a pescar”.
  • Antigua Grecia, 800 a.C. “Odiseo le dice al Cíclope que su verdadero nombre es ‘nadie’. Cuando Odiseo ordena a sus hombres que ataquen al Cíclope, el Cíclope grita: ‘¡Ayuda, nadie me está atacando!’ Nadie acude en su ayuda”.
  • Antigua Grecia, 429 a.C. “Pregunta: ¿Qué animal camina a cuatro patas por la mañana, a dos al mediodía y a tres por la tarde? Respuesta: el hombre. A cuatro patas como bebé, a dos como hombre y usa bastón en la vejez”.
  • Antigua Roma, 63 a 14 a.C. “El emperador Augusto estaba de gira por el Imperio cuando vio a un hombre en la multitud que tenía un parecido sorprendente consigo mismo. Intrigado, preguntó: ‘¿Tu madre estuvo alguna vez en el servicio de Palacio?’ ‘No, alteza’, respondió, ‘pero mi padre sí’”.

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

Share This Story

Get our newsletter