Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El coronavirus occidental es una mutación más infecciosa que la versión original que apareció en China

Coronavirus SARS-Cov-2 emergiendo de una célula infectada.
Coronavirus SARS-Cov-2 emergiendo de una célula infectada.
Foto: NIAID / Flickr (CC BY 2.0)

Mientras la pandemia de covid-19 campa a sus anchas de un país a otro, los científicos se afanan en trazar la línea familiar del virus desde que lo conocimos por primera vez en Wuhan. Ese árbol genealógico nos trae una mala noticia: el SARS-CoV-2 occidental es una versión mutada más peligrosa.

Advertisement

Un equipo de virólogos del Centro de Investigación Scripps acaba de publicar un estudio preliminar sobre las diferentes mutaciones del virus en BioRxiv. Sabemos desde abril de este año que el coronavirus ha mutado bastante a medida que se extendía por el mundo. Los virus mutan cuando se multiplican, y esa era precisamente una de las razones por las que los epidemiólogos intentaban limitar la expansión del patógeno antes de que se convirtiera en una pandemia, pero se ve que hay individuos a los que les parece más importante no llevar mascarilla en lugares públicos a parar una epidemia antes de que se convierta en pandemia.

Advertisement

Ironías aparte, el caso es que un primer estudio publicado en abril ya adelantaba que el coronavirus ha sufrido al menos 33 mutaciones desde su primera aparición. El virus sigue siendo básicamente el mismo. Es una buena noticia de cara a la vacuna. Si mutara de forma tan masiva y radical como el virus causante de la gripe, la vacuna universal sería imposible ahora mismo.

La mala noticia es que algunas de las mutaciones que ha sufrido lo han convertido en un patógeno más difícil de tratar que la cepa original. La cepa dominante ahora mismo en los países occidentales es la G614. Se diferencia de la original (D614) en que ha fortalecido las espinas de proteína de su membrana exterior que le dan su nombre de manera que no se rompen tanto cuando se enlazan a las proteínas humanas en los pulmones. El cambio hace que el patógeno sea más infeccioso. Infecta más células y se reproduce más rápidamente, lo que se traduce en una covid-19 más contagiosa. Los autores del estudio estiman que la cepa G614 puede ser hasta 10 veces más contagiosa que la D614 (la original de China).

Advertisement

La buena noticia es que aunque es más contagiosa, los síntomas siguen siendo los mismos. La cepa mutada no causa un cuadro más grave que la covid-19 original.

Al comparar su estudio con el de otro equipo de la Universidad de Sheffield publicado en abril, los investigadores descubrieron que el coronavirus muta por selección positiva. Cuando una mutación tiene éxito, se extiende rapidísimo hasta el punto de que la población del virus incorpora la mejora en apenas semanas.

Advertisement

Su mutación, de hecho era algo que los epidemiólogos esperaban que ocurriera en mayor o menor medida. De hecho el estudio recién publicado aún tiene que ser revisado por pares y sus propios autores adelantan que no hay motivo para que cunda el pánico. Es la misma enfermedad, pero más fácil de transmitir, lo que nos obliga a seguir extremando las medidas de precaución hasta que llegue la vacuna. Los primeros test de las diferentes vacunas y medicamentos antivirales están dando resultados positivos, pero se necesita tiempo. Nuestro trabajo durante ese tiempo es seguir llevando mascarilla en lugares públicos, mantener la distancia física y evitar las aglomeraciones en espacios cerrados. Esto no ha acabado, y relajar las medidas de profilaxis con la llegada del verano solo hará que en septiembre la situación sea mucho peor. [BioRxiv vía IFL Science]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter