Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Por qué no hay una respuesta simple a la transmisión del coronavirus por el aire

Un guardabosques del Servicio de Parques de EE. UU. Se prepara para distribuir máscaras faciales a las personas que se reúnen cerca de los fuegos artificiales del Día de la Independencia el 4 de julio de 2020
Un guardabosques del Servicio de Parques de EE. UU. Se prepara para distribuir máscaras faciales a las personas que se reúnen cerca de los fuegos artificiales del Día de la Independencia el 4 de julio de 2020
Foto: Roberto Schmidt (Getty Images)

Cientos de científicos de todo el mundo acaban de solicitar a la Organización Mundial de la Salud a través de una carta abierta con una sola demanda: reconocer públicamente que el coronavirus detrás de covid-19 puede transmitirse por el aire, lo que significa que puede propagarse por el aire (y permanecer allí) a través de pequeños aerosoles emitidos por el aliento de personas infectadas, no solo por gotas grandes. Pero no hay una respuesta fácil a este debate en curso, por varias razones: sigue siendo difícil saber con qué frecuencia se produce la transmisión por aerosol de covid-19, y la idea de que un virus está en el aire o no puede ser un concepto difuso.

Advertisement

Desde el comienzo de la pandemia a principios de este año, las agencias de salud como la Organización Mundial de la Salud han mantenido ese contacto cercano con las grandes gotas respiratorias de alguien, que no viajan muy lejos y caen rápidamente al suelo, como el método principal de transmisión para el virus. Han declarado que la transmisión de aerosol es posible, pero solo durante ciertos procedimientos médicos. La transmisión de fómites (tocar superficies contaminadas con el virus y luego tocarse la boca, la nariz o los ojos) se considera similarmente posible pero raro.

La existencia de la carta que mencionamos al comienzo fue reportada por el New York Times y otros medios durante el fin de semana. Fue publicada el lunes en la revista Clinical Infectious Diseases.

Advertisement

Los estudios de los firmantes y otros científicos han demostrado más allá de cualquier duda razonable que los virus se liberan durante la exhalación, la conversación y la tos en microgotas lo suficientemente pequeñas como para permanecer en el aire y presentar un riesgo de exposición a distancias más allá de 1 a 2 metros de un infectado individual”, dice la carta.

Se han realizado numerosos estudios que demuestran la posibilidad de transmisión de aerosoles. Un estudio realizado en marzo, por ejemplo, descubrió que las partículas virales podían suspenderse en el aire hasta tres horas bajo ciertas condiciones. Otros estudios han sugerido que una ventilación interior deficiente puede haber contribuido a causar grupos de covid-19, posiblemente a través de la difusión de partículas de aerosol en otras partes del medio ambiente.

Advertisement

Pero gran parte de la evidencia de la transmisión de aerosoles es circunstancial. Poco después del estudio de marzo, otros investigadores criticaron la cobertura de los medios por ser demasiado concluyente. Por ejemplo, el estudio no se realizó en condiciones del mundo real, y todavía parece que no hay ninguna pieza de investigación que demuestre que los aerosoles regularmente causan nuevos casos de covid-19.

La OMS, por su parte, le dijo al New York Times que ha habido discusiones internas sobre el papel de la transmisión de aerosoles en la propagación de la enfermedad viral, pero la evidencia que sus expertos han visto hasta ahora no es lo suficientemente sólida como para afirmar definitivamente que está sucediendo. El lunes, la agencia confirmó a Reuters que sus expertos técnicos revisarían la carta y sus recomendaciones.

Advertisement

Parte del problema aquí parece ser una cuestión de semántica. Los gérmenes que generalmente se consideran en el aire, como el sarampión o la tuberculosis, infectan regularmente a las personas nuevas a través de partículas de aerosol que pueden sobrevivir en el aire durante horas, mucho después de que la persona infectada haya salido de la habitación. Eso no parece suceder con covid-19, según lo que hemos aprendido de los estudios de casos. Pero muchos científicos, incluidos los que firmaron la carta, sostienen que los aerosoles o las gotas aún pueden infectar a las personas en condiciones que hacen que la enfermedad se transmita prácticamente por el aire durante breves períodos de tiempo, como en lugares con poca ventilación o en situaciones donde se invierte mucho tiempo en contacto cercano con un grupo de personas en el interior.

El argumento presentado en la carta abierta es que, si bien covid-19 puede no propagarse por el aire tan fácilmente o tan a menudo como lo hace el sarampión altamente infeccioso, es suficiente para que agencias como la OMS adviertan en voz alta sobre el riesgo.

Advertisement

Pero esta distinción puede no ser importante para el público en general. Las agencias de salud pública, los científicos y los medios de comunicación han expresado abiertamente sobre el mayor riesgo de infección que los ambientes interiores abarrotados, como los bares, representan desde hace meses; evitar esos escenarios sería inteligente, independientemente de si el virus se propaga a través de gotas más grandes o aerosoles pequeños.

Algunos científicos han argumentado que este debate sobre aerosoles versus gotas debería retirarse o al menos redefinirse. En lugar de pensar en la transmisión aérea como un simple sí o no, debería considerarse un espectro. Por un lado, tiense el sarampión altamente transmitido por el aire y, por el otro, enfermedades respiratorias que no son muy transmitidas por el aire, como la gripe. (Aunque un estudio de 2018 en realidad descubrió que la gripe a veces puede ser transmitida por el aire, otra ilustración de por qué esta distinción es tan difusa). En algún lugar en el medio de este espectro, es probable que esté covid-19, una enfermedad que se propaga principalmente por gotas pero puede estar en el aire a veces.

Advertisement

Intentar averiguar dónde se encuentra exactamente el espectro de covid-19 es definitivamente importante para que los científicos lo estudien, y los nuevos hallazgos pueden provocar cambios en las restricciones y regulaciones en el futuro (como exigir que los edificios demuestren que su ventilación puede circular rápidamente aire fresco). Sin embargo, para la persona promedio, puede no cambiar las precauciones que ya deberíamos tomar para mantenernos seguros: Evitar el contacto cercano con personas fuera de tu hogar tanto como sea posible, especialmente en interiores; usar máscaras cuando estés cerca de otros; y lávarte las manos con frecuencia.

Los estudios en todo el mundo han encontrado que las precauciones, como el uso generalizado de máscaras quirúrgicas (que bloquean algunos aerosoles y gotitas, pero no son escudos perfectos) en los hospitales, han sido capaces de proteger a los grupos de alto riesgo, como los trabajadores de la salud, de atrapar y propagar virus. Si la transmisión de aerosoles desempeñara un papel importante en la pandemia, eso no sería necesariamente cierto, ya que se cree que solo los respiradores de grado médico como las N95 previenen la inhalación de aerosoles infecciosos.

Advertisement

Es importante destacar que muchos países parecen haber contenido sus brotes bajo el supuesto de que el virus generalmente se propaga a través del contacto cercano con las gotas, sin tratar el virus como transmitido por el aire.

No sabemos si las medidas adicionales, como la colocación generalizada de máscaras N95 por parte de los trabajadores de la salud y el público, ayudarían significativamente más que las máscaras quirúrgicas y de tela. Otras medidas, como asegurarse de que los espacios interiores como restaurantes y aviones tengan buena ventilación, serán beneficiosos si el virus puede propagarse a través de aerosoles o gotas.

Advertisement

Quizás valga la pena ser demasiado cauteloso, como argumentan los científicos en la carta. Ciertamente, esta no sería la primera vez que se podría acusar a la OMS de no moverse lo suficientemente rápido. Recientemente, por ejemplo, la agencia nuevamente fue criticada por minimizar el papel de la transmisión asintomática en la propagación de covid-19. Pero también vale la pena enfatizar que realmente hay muchas incógnitas cuando se trata de la transmisión del virus en el aire.

Share This Story

Get our newsletter