Una de las puntas de lanza descubiertas en Texas
Photo: Center For The Study of The First Americans, Texas A&M University

Un equipo de arqueólogos ha descubierto dos puntas de lanza con una tecnología completamente desconocida hasta ahora en Texas. Las dos cuchillas triangulares son más antiguas que las que se conocían de la cultura paleoamericana Clovis, y eso complica todo lo que sabíamos sobre como se colonizó el continente... y por quién.

Advertisement

Las puntas de lanza de la cultura Clovis comenzaron a aparecer en lo que hoy es Estados Unidos hace entre 12.700 y 13.000 a√Īos. Las crearon un grupo de cazadores recolectores conocidos como los Clovis. Estaban confeccionadas en piedra afilada con forma de hoja y una base hueca que las permit√≠a unirse a un mango de madera.

Ahora, un nuevo estudio publicado en Science Advances describe el descubrimiento de dos puntas de lanza halladas en el yacimiento Debra L. Friedkin del complejo arqueol√≥gico Buttermilk Creek (Bell County, Texas). Las piezas datan de hace entre 13.500 y 15.000 a√Īos, lo que las sit√ļa antes de la cultura Clovis. Michael Waters, principal autor del estudio en la Universidad de Texas, explica que las puntas pudieron inspirar a la cultura Clovis para desarrollar sus propias armas. Eso, o bien fueron tra√≠das al continente en una migraci√≥n completamente separada que desconoc√≠amos hasta ahora.

La teoría, sin embargo, no es del agrado de todos. Arqueólogos consultados por Gizmodo explican que, aunque el hallazgo es muy importante, las conclusiones de Waters quizá sean precipitadas.

Advertisement

Puntas de lanza Clovis halladas en el yacimiento Friedkin
Photo: M. R. Waters et al., 2018/Science Advances

Durante mucho tiempo se ha pensado que la tecnolog√≠a de las puntas de lanza Clovis era el primer ejemplo de presencia humana en Norteam√©rica. Sin embargo, una serie de descubrimientos clave en las √ļltimas d√©cadas han echado por tierra esta teor√≠a. Las evidencias gen√©ticas y arqueol√≥gicas sugieren que los primeros humanos en llegar al continente lo hicieron hace 15.000 o 16.000 a√Īos, no hace 13.500 como se pensaba hasta ahora.

Para complicar más las cosas ahora hemos encontrado unas puntas de lanza que no se corresponden al estilo de fabricación tradicional en occidente. Estas armas también tienen forma de hoja, pero la manera en la que engarzan con el mango es completamente diferente a las Clovis. Eso deja a los arqueólogos con la pregunta de si ambas están relacionadas. El hecho de que sean anteriores indica que podrían haber sido precursoras a las armas Clovis.

Advertisement

Los arque√≥logos llevan desenterrando artefactos de las culturas paleoamericanas en el yacimiento Friedkin desde 1998. Waters y sus colegas describen un total de 238 herramientas que incluyen 12 puntas de lanza. La dataci√≥n por Luminiscencia √ďptica Simulada (OSL por sis siglas en ingl√©s) indican que son anteriores a las Clovis y, de hecho, aparecieron en un estrato m√°s profundo del terreno. Es la primera vez que se hallan puntas de lanza en estos estratos. Waters explica:

Nuestro descubrimiento prueba que estas puntas son anteriores a las Clovis. Dada la época del yacimiento, las personas que portaban estas lanzas llegaron desde la costa del Pacífico. Más tarde, otro grupo de personas desarrolló sus puntas de lanza en base a estas o llegaron con su propia tecnología, que terminó en las Clovis que hoy conocemos.

Esos son los dos escenarios más probables. Se sabe que la cultura Clovis se originó en América del Norte al sur de las placas de hielo que cubrían el continente en esa época. No cruzaron esas placas desde zonas más al norte como Alaska.

Advertisement

La colonizaci√≥n de Norteam√©rica tras la √ļltima era glacial fue compleja. Esta complejidad se aprecia en las muestras gen√©ticas, pero es ahora cuando estamos descubriendo restos arqueol√≥gicos que apoyan el registro gen√©tico.

Excavaciones en el yacimiento Debra L. Friedkin en 2016.
Photo: Center for the Study of the First Americans, Texas A&M University

Ben Potter, arque√≥logo de la Universidad de Alaska que no est√° afiliado al estudio, cree que el descubrimiento en Friedkin es importante porque remonta el yacimiento en cerca de 1.500 a√Īos, pero pone algunas pegas al estudio de Waters:

Concuerdo con los autores en la relaci√≥n entre los artefactos y en que la tradici√≥n tecnol√≥gica que los cre√≥ a√ļn no est√° clara. Las muestras pre-Clovis halladas son peque√Īas y no permiten inferir relaciones entre diferentes grupos de pobladores o sus movimientos a escala continental. No estoy convencido de la hip√≥tesis de que ambos tipos proceden de un √ļnico grupo evolutivo. En otras palabras, no creo que los nuevos artefactos permitan inferir una nueva categor√≠a de puntas de lanza por s√≠ solos.

Advertisement

Stuart Fiedel, experto en las culturas pre-Clovis en el Louis Berger Group cree que Water y sus colegas no han interpretado en profundidad las puntas de lanza:

Los nuevos artefactos son puntas no muy bien descritas y fragmentos que probablemente sean tambi√©n parte de la cultura Clovis. Los dos espec√≠menes completos, con forma triangular y otra similar a la cola de un pescado tienen similitudes con otras puntas de lanza halladas en Texas e incluso en el mismo yacimiento Friedkin. ¬ŅSon esas similitudes mera coincidencia?

Fiedel a√Īade que el terreno del yacimiento Friedkin es arcilloso y es frecuente que se produzcan en √©l grietas y fracturas por las que los artefactos contenidos en √©l puedan moverse de un estrato a otro. A√ļn queda mucho trabajo arqueol√≥gico por hacer en Texas, y cada descubrimiento suele aportar tantas preguntas como respuestas. [v√≠a Science Advances]