Imagen: NASA

En realidad, la teoría de la tierra plana fue desmontada por un solo hombre y con la ayuda de un simple palo hace miles de años. Ahora que abundan tanto las asociaciones de terraplanistas es un buen momento para recordar uno de los experimentos más sencillos y maravillosos de la historia: el de Eratóstenes de la mano de Carl Sagan.

Lo explicaba hace varios años el divulgador en su mítico programa Cosmos. Sagan nos narraba con su estilo inconfundible cómo tuvo lugar ese momento de la historia, mostrando posteriormente la simplicidad de aquel experimento que cambiaria la noción de nuestro planeta.

Eratóstenes fue un matemático, astrónomo y geógrafo griego (entre otras muchas cosas) que fue capaz de concebir por primera vez la geografía como una disciplina sistemática, desarrollando una terminología que todavía se usa en la actualidad. Sin embargo, si por algo se le conoce mundialmente es por ser la primera persona en calcular la circunferencia de la Tierra. Y con la ayuda de un único palo.

Hace 2.200 años a Eratóstenes le hicieron cargo de la Biblioteca de Alejandría. Allí, un día leyó en un libro de papiro algo que le dejó sin dormir: que muy al sur, en la frontera de Siena, la columna de un templo o de un palo en posición vertical no proyectaban sombra a las 12 del mediodía del 21 de junio, el denominado “día más largo del año”.

Advertisement

Dicho de otra forma, aquel texto venía a decir que los rayos del Sol se empequeñecían conforme se iba acercando el mediodía, algo que podían verificar al observar cómo el Sol se apreciaba sin error al reflejarse en el fondo de un pozo que otros días permanecían en la sombra. En ese momento, el Sol estaba justamente en su cenit.

Ilustración: David Monniaux (CC BY-SA 4.0)

Aquella información fue algo que a Eratóstenes le dejó pensando varios días hasta que finalmente decidió experimentar por su cuenta qué había de cierto en aquellos textos. ¿Qué hizo? Observar si ese año en Alejandría una vara era capaz de proyectar sombra cerca de las 12 del mediodía el 21 de junio.

Advertisement

Y descubrió que sí, aquel palo vertical de su experimento fue capaz de proyectar sombra. Eratóstenes se preguntó entonces: ¿Cómo es posible que en el mismo momento una vara en Siena no proyectara sombra y una vara en Alejandría, a 800 kilómetros del norte, proyectara sombra bien definida?

Imagen: Eratóstenes enseñando en Alejandría (Bernardo Strozzi/Dominio público)

Concluyó entonces que la única respuesta posible era que la superficie de nuestro planeta estaba curvada. Como Sagan explica perfectamente a través de un mapa con dos palos incrustados en las dos zonas geográficas, la explicación de Eratóstenes era tan simple como fascinante. Hace 2.200 años un hombre ya había tirado por tierra cualquier teoría de los terraplanistas.

Advertisement

Por cierto, Eratóstenes supo por la inclinación de la sombra proyectada en Alejandría que el ángulo que formaba con Siena era de 7 grados. Él fue el primero en calcular la inclinación del eje de la Tierra (nuevamente con notable precisión). Además, pudo haber estimado la distancia desde la Tierra hasta el Sol e ideó intercalar cada cuatro años un día adicional en los calendarios, produciendo el año bisiesto (y creando el primer mapa del mundo incorporando paralelos y meridianos). [YouTube]