-Se√Īor Hammond, la cerca del D-Imperiosus ha perdido potencia y sus nietos est√°n ah√≠ fuera- La frase resulta muy rara, pero por poco llega a ser cierta. El dinosaurio que conquist√≥ el cine gracias a Jurassic Park estuvo a punto de llamarse Dynamosaurus imperiosus. Se salv√≥ por una p√°gina.

Tal d√≠a como hoy, pero hace 110 a√Īos, el paleont√≥logo Henry Fairfield Osborn publicaba un art√≠culo en el que se describ√≠a una nueva especie de dinosaurio hallado en Montana. Fairfield bautiz√≥ el especimen como Tyrannosaurus rex. El art√≠culo se public√≥ en el diario del Museo Americano de Historia Natural y a√ļn se conserva hoy en d√≠a.

Advertisement

Boceto de mandíbula de Dynamosaurus imperiosus de 1905

Sin embargo, Fairfield no solo hablaba del T-Rex en su art√≠culo. Tambi√©n mencionaba otro especimen hallado en Wyoming en 1900. Ese otro dinosaurio carn√≠voro recibi√≥ el nombre de Dynamosaurus imperiosus. Al final, y como reconoci√≥ el propio Fairfield, resulta que los dos hallazgos correspond√≠an al mismo animal. En 1906, cuando el museo decidi√≥ poner orden en el asunto, optaron por la denominaci√≥n Tyrannosaurus rex. ¬ŅLa raz√≥n? se mencionaba antes en el art√≠culo. Concretamente aparec√≠a una p√°gina antes.

Advertisement

Y eso no es todo. En 1982, el paleontólogo Edward Drinker Cope encontró dos vértebras de dinosaurio a las que bautizó como Manospondylus gigas. Drinker equivocó el género de los fósiles. En realidad, como Fairfield descubrió en 1917, eran también huesos de un T-Rex. Si no hubiera sido por ese error, quizá hubiéramos acabado viendo una película en la que un M-Gigas persigue a los incautos primeros visitantes de Parque Jurásico.

Click here to view this kinja-labs.com embed.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)