Kijong-dong. Wikimedia Commons

Se llama Kijong-dong, y seguramente lo has visto de fondo en alguna foto de la zona desmilitarizada de Corea. Un peque√Īo pueblo coqueto, situado en la mitad norte que pertenece a Corea del Norte, donde destaca entre los edificios una enorme torre con una bandera. Resulta que el pueblo es mentira.

Corea del Norte lo llama el Pueblo de la Paz, y aseguran que oficialmente alberga una granja colectiva de 200 familias equipada con guarderías, escuelas de primaria y secundaria, y un hospital.

Advertisement

Kijong-dong. AP

Lo cierto es que de lejos parece que es así. Las luces se encienden y se apagan, y las carreteras se limpian periódicamente, sin embargo, si te acercas un poco más, te das cuenta de un detalle importante: las ventanas no tienen vidrio y no hay residentes detrás de ellas. Por esa razón, al otro lado de la frontera Kijong-dong es llamado el Pueblo de la Propaganda.

El enclave fue construido en la d√©cada de 1950 para atraer a desertores potenciales a Corea del Norte, una muestra del progreso y la modernidad del estado comunista. No es la √ļnica en el mundo, de hecho, aunque las ciudades simuladas a escala real son raras, han existido.¬†

Advertisement

Kijong-dong. AP

Muchas veces se citan a los denominados pueblos Potemkin, con el ministro ruso que supuestamente construy√≥ aldeas falsas, incluso con chimeneas, en las tierras conquistadas de Crimea. Se dice que esperaba convencer a Catalina II de que eran unas tierras pr√≥speras y pobladas. Desafortunadamente, no parece que sea cierta la leyenda. En cambio, en la Segunda Guerra Mundial si se dieron, sobre todo con las ciudades se√Īuelo, bastante comunes.

Volviendo a Corea, Kijong-dong fue un producto del tratado de armisticio firmado en 1953 entre Norte y Sur. Se estableció la zona desmilitarizada de 4 kilómetros de ancho entre las dos naciones, y a cada una se le permitió un asentamiento dentro de esta tierra de nadie de 250 kilómetros de largo. El Sur decidió retener la aldea de cultivo de arroz, Daeseong-dong. Los norcoreanos optaron por construir Kijong-dong directamente enfrente, a 2 kilómetros de la frontera.

Advertisement

Kijong-dong. Wikimedia Commons

El pueblo era grande, e incluso las im√°genes de Google Earth muestran una ciudad en expansi√≥n que comprende tres centros principales intercalados con tierras de cultivo. Cada uno de los centros tiene filas de lo que parecen ser casas muy grandes o edificios p√ļblicos, muchos con grandes jardines.

Básicamente, Kijong-dong fue construido para impresionar. Los costosos edificios y el suministro de energía eléctrica proclaman una visión anacrónica del lujo y el éxito. En el contexto de los edificios campesinos con techo de paja típicos de la zona en la década de 1950, Kijong-dong debía ser lo más parecido al futuro.

Advertisement

Kijong-dong. Wikimedia Commons

En ese momento, las grandes viviendas y la electrificación eran símbolos del progreso comunista, aunque, obviamente, es poco probable que hoy los vecinos de Sur los encuentren impresionantes. No sólo saben que sus vecinos son pobres, con unos prismáticos desde la zona desmilitarizada se puede ver que el pueblo está vacío.

Por cierto, esa bandera en lo alto de la torre a 160 metros fue erigida en represalia por la colocación de una bandera de 100 metros en Daeseong-dong por parte de Corea del Sur. Hasta 2004, los altavoces en los edificios vacíos de Kijong-dong lanzaban discursos de denuncia y óperas patrióticas a través de los campos, y lo hacían casi a cada hora del día y de la noche. Aunque como contamos hace no mucho, en el tema de los altavoces no puede competir con sus vecinos del Sur.

Advertisement

Kijong-dong puede parecer una novedad, pero es parte de una tradici√≥n de espect√°culos arquitect√≥nicos totalmente huecos del siglo XX. Los reg√≠menes comunistas de Mosc√ļ a Beijing a menudo se permit√≠an edificios monumentales y totalmente in√ļtiles. Construcciones tan vac√≠as por dentro como por fuera. En el que caso de Kijong-dong quiz√°s es lo de menos, para el r√©gimen norcoreano, por mucho esfuerza que conlleve, supone mantener las apariencias a la vista (lejana) del planeta entero. [Wikipedia, NYPost, Slate, NowIKnow]