Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El final de The Mandalorian, explicado: cómo encaja la serie en la cronología de Star Wars

6.8K
28
1
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Lucasfilm

El final de temporada de The Mandalorian voló en pedazos la pequeña porción del universo de Star Wars que pertenecía a Din Djarin y la enlazó con la vasta saga Skywalker mucho más de lo que cualquiera de nosotros podría haber imaginado cuando estrenaron la serie el año pasado. Pero ahora que sus aventuras están inextricablemente vinculadas, es hora de arrojar contexto más allá de esa impactante revelación.

Advertisement

Spoilers a continuación.

Es hora de hablar del regreso de Luke Skywalker, quien, a juzgar por el episodio “The Rescue”, comparte con su padre su fama de Drama Boy y su amor por lucirse en los pasillos. Sí, el final de la segunda temporada de The Mandalorian reveló que fue Luke quien sintió a Baby Yoda/Grogu usando la Fuerza en la piedra de visión de Tython. El héroe de Star Wars hizo acto de presencia, para bien o para mal, lo que llevó a una separación desgarradora entre Din y el Niño. Luke se lo llevó con la intención de entrenarlo, presumiblemente, como uno de los primeros estudiantes de su nuevo Templo Jedi.

Aunque esto parece ser demasiado temprano en el camino de Luke hacia la creación una nueva Orden Jedi.  Por lo que sabemos de la historia de Luke posterior al Retorno del Jedi y anterior de los eventos de la trilogía más reciente, The Mandalorian tiene lugar en el momento cúspide del Jedi tras lograr el sueño que perseguía desde que hizo el voto de seguir los pasos de Obi- Wan, Anakin y miles de Caballeros Jedi. Pero eso no quiere decir que Luke no haya estado ocupado en los cinco años que pasaron, más o menos, entre la destrucción de la segunda Estrella de la Muerte y la época de The Mandalorian, que tiene lugar alrededor del 9-10 DBY (eso es Después de la Batalla de Yavin).

undefined
Imagen: Lucasfilm

Gran parte de la cronología de Luke en Star Wars, hasta su cameo mandaloriano, se encuentra en un período de descubrimiento intenso y aislado. A diferencia de Leia e incluso de Han, que se vieron rápidamente arrastrados por sus propias aventuras con la Nueva República a raíz de Endor (Leia formó los cimientos del nuevo Senado junto a Mon Mothma, Han se dirigió con Chewbacca a su mundo natal wookiee para liberarlo de una vez por todas), Luke prácticamente se apartó del estatus de comandante de la Alianza Rebelde. Con su padre y el Emperador muertos, creyéndose uno de los últimos, si no el  último Jedi, Luke comenzó a buscar de inmediato las reliquias de usuarios de la Fuerza de hace eones ​​para que lo guiaran en el camino de restablecer la Orden Jedi, así como textos y artefactos que pudiera estudiar para expandir el entrenamiento que le dieron Yoda y Obi-Wan, para entrenar algún día a una nueva generación de Jedi.

Una de las primeras cosas que sabemos que hizo Luke después de que Endor se dirigiera al planeta Pillio, hogar de un observatorio secreto establecido por el Emperador Palpatine para almacenar reliquias de la Fuerza, parte de las propias exploraciones del Lord Sith sobre el poder de otorgar vida eterna. Es un momento importante representado en la campaña de la historia de Battlefront II de EA, pero ciertamente no es uno que sea evidente de inmediato. Pillio es donde Luke encuentra una brújula que un día lo llevaría al sitio del primer Templo Jedi en Ahch-To, la isla en la que vive cuando Rey lo encuentra en Los últimos Jedi.

Advertisement
undefined
Imagen: DICE / EA

Uno de los primeros pasos que dio fue que efectivamente hacerse con un aprendiz, la propia Leia. Llevándosela al mundo de Ajan Kloss, Luke entrenó a su hermana para explorar y comprender la sensibilidad a la Fuerza que había tenido dentro de toda su vida, enseñándole cómo aprovecharla y cómo construir su propio sable de luz. Pero era una vida que Leia no estaba dispuesta a seguir como había hecho su hermano: al presenciar una visión del Lado Oscuro y después de que su hijo naciera durante una de sus pruebas finales, Leia decidió que su camino no consistía en reconstruir a los Jedi, dejando a su hermano y su sable de luz atrás dando una lección a varias generaciones más allá de su familia.

Advertisement

A partir de ahí, la historia de Luke es confusa: permanece en la sombra, se mantiene fuera de la escala galáctica en la que se encuentran sus amigos, y se queda en gran parte fuera de los últimos días de la Guerra Civil Galáctica. De hecho, su presencia, hasta donde sabemos, está muy en línea con su aparición en The Mandalorian: aparece, de la nada, como una figura misteriosa envuelta de negro y empuñando el arma de un Caballero Jedi, solo para irse lejos cuando el trabajo está hecho, dejando atrás nada más que una leyenda para contar a los demás.

undefined
Imagen: Marco Checchetto, Andres Mossa y Joe Caramagna / Marvel Comics
Advertisement

Meses después de Endor, Luke trabajó con la piloto rebelde Shara Bey, la madre de Poe Dameron, para recuperar un árbol Uneti imbuido de Fuerza, uno que creció en el corazón del Templo Jedi en Coruscant de los reductos del Remanente Imperial en Vetine. A partir de aquí, sentó las bases para su propio Templo Jedi, pero al no poder convencer a Leia de que se quedara a su lado, Luke creía que tenía mucho que aprender antes de hacerse con más aprendices.

Lo que siguió fue una búsqueda por toda la galaxia para encontrar y estudiar artefactos que tuvieran poder tanto en el lado luminoso como en el oscuro de la Fuerza: Luke visitó Gatalenta, un planeta rico en historia Jedi a pesar de las purgas del Imperio, para aprender más sobre la historia de la Orden. Incluso visitó Moraband, el mundo natal de los Sith, para comprender mejor las profundidades de la Fuerza, y Ossus, hogar de una de las bibliotecas Jedi más antiguas. Reclutó a personas como Lor San Tekka para que lo ayudaran a buscar tantos textos y enseñanzas como pudiera, viajando por la galaxia casi en secreto.

Advertisement

El producto de esos viajes fueron, como Luke los llamó en Los últimos Jedi, los antiguos textos Jedi. Con esa colección de enseñanzas y cavilaciones de siglos de historia de usuarios de la Fuerza, el archivo de Luke se fue construyendo lentamente mientras él y Tekka usaban la brújula de Pillio para eventualmente ubicar a Ahch-To, manteniendo la ubicación en secreto mientras Luke buscaba lo que quedaba del templo para obtener aún más textos. Esperaba no solo mejorar su propia visión de la Fuerza, sino encontrar formas de evitar que los Sith volvieran a amenazar a la galaxia.

undefined
Imagen: Lucasfilm
Advertisement

Lo que sabemos más allá de eso es un misterio: todo esto sucede dentro del marco de tiempo de esos cinco a seis años entre el Retorno del Jedi y The Mandalorian, pero todavía quedan muchas piezas del rompecabezas desconocidas. Sería seguro decir que Luke establece su academia Jedi en este período de tiempo, completando los archivos de antiguas enseñanzas Jedi que pudo y acercándose a los jóvenes sensibles a la Fuerza para entrenar a la próxima generación de Jedi. No estaría entrenando a Ben Solo todavía; Ben, nacido en el 5 DBY, no fue enviado a entrenar con su tío por Leia hasta que cumplió 10 años, mucho después de Grogu. Probablemente también pasaría algún tiempo en cosas como la historia de los holocrones Sith y la ubicación de Exegol, hogar del Sith Eterno (incluido el espíritu roto de cierto exsenador de Naboo duro de mator), lo que lo mantendría ocupado hasta que la tragedia de la caída de su sobrino derribó la academia décadas después.

Realmente no sabemos mucho más. Parece que Luke Skywalker, bailando dentro y fuera del centro de atención galáctica y las páginas del folclore como el último bastión de la Orden Jedi, quisiera seguir así por un buen tiempo. A menos que Disney decida que es el momento de comenzar a poner la cara inquietantemente renderizada de un joven Mark Hamill en tantos dobles de acción como sea posible en The Mandalorian , The Book of Boba Fett o su plétora de nuevas series de Disney+ como sea posible. Star Wars se ama a sí misma como leyenda que nunca puede morir, después de todo.