No somos el animal terrestre m√°s r√°pido. Eso seguro, pero ni los guepardos ni las liebres, ninguno de los mejores corredores de la naturaleza son capaces de igualar una proeza muy humana: correr sin parar durante m√°s de una hora. El ser humano es probablemente el mejor corredor de fondo de la naturaleza.

Advertisement

Medias maratones, maratones, ultramaratones... ¬ŅC√≥mo demonios es capaz una persona de correr 42 kil√≥metros seguidos y no morir en el intento? La respuesta, contrariamente a lo que nos gusta creer a los corredores, no es nuestra f√©rrea fuerza de voluntad, sino un sistema de refrigeraci√≥n prodigioso. S√≠, no solo tenemos unas piernas largas, unos pies grandes y una espina dorsal fuerte para mantener todo ese sistema erguido y en equilibrio. Adem√°s tenemos un sistema de gl√°ndulas sudor√≠paras que es la envidia de muchos grandes mam√≠feros. Ese sistema no es para nada com√ļn y, aunque no nos ayuda a batir el r√©cord de sprint, nos hace imbatibles cuando se trata de correr largas distancias. Las gl√°ndulas sudor√≠paras son solo la punta del iceberg. Por debajo tenemos un sistema circulatorio capilar fant√°stico para distribuir nutrientes y ox√≠geno a los m√ļsculos y unas c√©lulas cuya respiraci√≥n mitocondrial nos hace m√°s resistentes a la fatiga que otros mam√≠feros.

Hace entre dos y tres millones de a√Īos, nuestros ancestros bajaron de los √°rboles y empezaron a desarrollar ese sistema motriz y de refrigeraci√≥n que pronto se revel√≥ como una ventaja evolutiva. Poco a poco, nuestra especie comenz√≥ a aprovechar su resistencia para recorrer largas distancias y perseguir presas hasta vencerlas por agotamiento. Todos esos cambios en nuestro organismo no se produjeron por casualidad, y Ajit Varki, un investigador m√©dico en la Universidad de California San Diego (UCSD) acaba de encontrar la respuesta: tenemos un gen defectuoso.

Photo: Pixabay

Advertisement

Varki y su equipo ha descubierto que el sistema de refrigeración cutáneo que nos caracteriza y que tantos sudores nos ha costado depende de un gen llamado CMP-Neu5Ac Hydroxylasa (CMAH). Otras especies de primates también tienen este gen, pero el nuestro es una versión rota.

Experimentando con ratones, Varki y su equipo constataron que los ratones modificados para que se exprese la versión rota de CMAH son corredores mucho más resistentes, hasta un 12% más rápidos y un 20% más resistentes que los roedores normales.

¬ŅPor qu√© nuestro gen CMP-Neu5Ac Hydroxylasa se rompi√≥ en primer lugar? La respuesta es curiosa: para fortalecer nuestras defensas. El CMAH determina la acumulaci√≥n de un √°cido llamado N-Acetilneuram√≠nico c en lugar de otra versi√≥n del mismo, la g. Ese √°cido es vital en la interacci√≥n celular y el cambio nos hizo m√°s resistentes ante algunas enfermedades. Curiosamente, tambi√©n nos hizo m√°s viulnerables a algunos tipos de c√°ncer. Lo m√°s fascinante de todo es c√≥mo un peque√Īo cambio en nuestro organismo destinado a combatir una enfermedad hace millones de a√Īos nos convirti√≥ en uno de los mejores corredores de fondo de la naturaleza. [Proceedings of the Royal Society B v√≠a ZME Science]