Hemos visto muchas ideas de marketing relativas a los envases, pero este es uno de esos conceptos que es demasiado bueno para caer en el olvido. Se trata de botellines de cerveza en un formato rectangular que están pensados para que puedan ser reciclados como material de construcción.

Los botellines-ladrillo no son un proyecto de Crowdfunding ni un concepto 3D. Los dise√Ī√≥ en los a√Īos 60 el arquitecto John Habraken a partir de una idea del CEO de Heineken en aquella √©poca.

Alfred Henry Heineken (Más conocido como Freddy Heineken) tuvo la idea de desarrollar estos botellines durante una visita al caribe en la que constató que muchos de los envases de cristal no se reciclaban y que podían ayudar a construir hogares para personas con pocos recursos.

Advertisement

Los botellines encajan unos con otros gracias a su peculiar dise√Īo y a unos laterales con peque√Īas protuberancias que ayudan al vidrio a adherirse con el cemento o mortero. Incluso se pens√≥ en que fuera posible unir botellines de distintas medidas en la estructura. Los botellines se dise√Īaron en versiones de 350 y 500 mililitros.

Heineken lleg√≥ a fabricar 100.000 de estos envases que probaron funcionar razonablemente bien en los test. La idea, sin embargo, no lleg√≥ hasta nuestros d√≠as, porque los estudios de mercado aseguraban que el consumidor prefer√≠a el botell√≠n tradicional. Visto desde la actualidad, no se nos ocurre mejor excusa para tomar una cerveza que ayudar a reciclar res√≠duos y a mejorar la calidad de vida de otros. Se√Īores de Heineken, ¬°queremos estos botellines de vuelta! [Co.Design]

Foto: The New Institute, Flickr