Mensaje enviado por error a cientos de móviles. Twitter

El fin de semana en Hawai muchos hogares vivieron escenas de verdadero pánico. Al parecer, un mensaje erróneo anunciando la inminente llegada de un misil balístico desató el terror entre los ciudadanos. Finalmente, todo se debe a un “error humano”, aunque el hombre detrás del fallo no será despedido.

Se trataba de una alerta que se había mandado por error a los teléfonos móviles. El mensaje decía, en mayúsculas: “MISIL BALÍSTICO CON DESTINO A HAWAI. BUSQUE REFUGIO INMEDIATAMENTE. ESTO NO ES UN SIMULACRO”. Poco después de que se mandara el mensaje, las autoridades y los políticos del estado se apresuraron a averiguar lo que ocurría.

Advertisement

El escenario apocalíptico duró 38 minutos, tiempo que tardaron las autoridades en responder al primer mensaje con otro que decía: “No existe amenaza de un misil o ningún peligro al estado de Hawai. Repetimos. Alerta emitida por error”.

Mensaje enviado por error a cientos de móviles. Twitter

En una conferencia de prensa el sábado, el jefe de Emergencias de Hawai, Vern Miyagi, dijo que el trabajador detrás del error “se siente terrible. Este tipo se siente mal, claro. No lo estaba haciendo a propósito, fue un error de su parte y se siente muy mal por ello”. Miyagi también explicó que para enviar dicha alerta alguien tendría que seguir dos pasos, incluida una pantalla que dice: “¿Estás seguro de que quieres hacer esto?”

Advertisement

El trabajador estaba terminando un cambio de turno en el momento de la alerta y, según el Washington Post, estaba usando un menú desplegable que daba dos opciones similares: “Prueba de alerta de misiles” y “Alerta de misiles”. En lugar de seleccionar la prueba del sistema, el trabajador envió una alerta real. Poco después, el gobernador de Hawái, David Ige, confirmaba que el empleado había “pulsado el botón equivocado”.

Dicho esto, el hombre no será despedido. El trabajador que envió la alerta falsa será reasignado a otro departamento. Mientras, las autoridades de Hawai han lanzado un comunicado diciendo que “se han tomado medidas” para mejorar el proceso de alerta y que una falsa alarma “nunca volverá a suceder”. [BusinessInsider]