Tokio organizará los Juegos Olímpicos de 2020 para decepción de Madrid y mala suerte de Estambul (era la 5ª vez que se presentaba). Nunca se conocen las razones exactas para elegir una ciudad sobre otra, pero Tokio tenía un as guardado en la manga: transformar los estadios construidos en los Juegos de 1964 en auténticas joyas para 2020.

De las tres candidaturas presentadas para 2020, Tokio era la que m√°s inversi√≥n promet√≠a: 5.000 millones de d√≥lares. Curiosamente, much√≠simo menos de lo que invirti√≥ Londres en 2012 (19.800 millones de d√≥lares) o Pek√≠n en 2008 (23.700 millones de d√≥lares). Parte del motivo est√° en un perfecto plan para transformar los estadios de los Juegos Ol√≠mpicos de 1964 y reutilizarlos en 2020. ¬ŅC√≥mo?

El estudio de arquitectos Zaha Hadid estar√° detr√°s del trabajo. La idea es partir de la estructura b√°sica de uno de los principales estadios, el Estadio Ol√≠mpico Nacional, para redise√Īarlo por completo, a√Īadiendo entre otras cosas una espectacular cubierta retr√°ctil. La idea ahorrar√° millones a la ciudad al no tener que partir de cero.

Advertisement

Otras dos de las localizaciones de los juegos del 64, el estadio cubierto Nippon Budokan y el Tokyo Metropolitan Gymnasium, se utilizar√°n tambi√©n en los de 2020 con un plan de redise√Īo similar. Puedes ver en el v√≠deo debajo el proyecto para transformar el Estadio Ol√≠mpico Nacional.

Los estadios Nippon Budokan y el Tokyo Metropolitan Gymnasium, debajo, también serán remodelados:

Advertisement

Tokio construirá decenas de nuevos edificios, pero la mayoría se concentrarán en el centro de la ciudad, para reducir los tiempos de transporte y ahorrar en consumo energético. Se levantará una Villa Olímpica en el puerto de la ciudad que, una vez finalizados los juegos, se transformará en viviendas. Un plan que en realidad ya propuso en 1960 el arquitecto Kenzo Tange pero que nunca llegó a realizarse.

Incluso la estética del logo del 64 parece haberse querido reutilizar, transformada ahora para 2020.

Advertisement

Hay cientos de variables que influyen en la elección de una ciudad como organizadora de unos Juegos Olímpicos. Esta vez, en el caso de Tokio, su inteligente equilibrio entre inversión abultada y re-utilización del pasado ha sido uno de los puntos ganadores.

Advertisement