Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Captura de pantalla: Cynic Snacks (YouTube)

Quizá te suene la historia del grito de Wilhelm, el mítico efecto de sonido que ha aparecido en cerca de 400 películas desde que fue incluido en el Episodio IV de Star Wars. Lamentablemente, no es el único sonido de stock que se ha repetido hasta la saciedad. Basta con oír esta puerta metálica, este rugido de pantera o a estos niños tan felices para sentir un escalofrío recorriéndote la espina dorsal.

Advertisement

Pero hay un efecto en concreto que puede pasar desapercibido aunque se haya usado a discreción en incontables videojuegos, películas y programas de televisión. El youtuber Cynic Snacks comenta en este vídeo que lo oyó por primera vez jugando al videojuego de 2001 Lego Stunt Rally. Cada vez que ganaba una carrera, sonaba lo que podríamos describir como una “ovación de multitud con un grito agudo de fondo”. El mismo sonido que aparece en películas de animación como Hercules, Minions, A Bug’s Life y Shrek 2. En películas con actores reales como Batman Returns, Paddington 2, The Amazing Spider-Man 2 y Free Willy. En The Simpsons y Family Guy. Y en el juego de la Switch Mario + Rabbids.

Es un efecto tan común que se usó incluso durante la cabalgata de la boda real entre el príncipe Harry de Inglaterra y la actriz Meghan Markle en 2018. En la emisión oficial, los recién casados saludan a la multitud mientras suenan efectos de ovación de fondo, entre ellos el sonido del grito agudo. No es broma: puedes comprobarlo en el canal de YouTube de la monarquía británica. Y es que los sonidos de stock son un recurso más en cualquier producción audiovisual (producir tus propios sonidos tiene un precio, claro). Pero cuando un mismo efecto se usa más de la cuenta, acaba siendo tan reconocible que se vuelve irritante y casi cómico. Necesitamos ovaciones nuevas para la próxima boda real.

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

Share This Story

Get our newsletter