¬ŅQu√© haces cuando terminas de fumarte un cigarro? Si la respuesta es catapultar la colilla con el dedo y seguir con tu vida, esto te interesa.

En los √ļltimos meses, una propuesta de la Uni√≥n Europea para reducir los pl√°sticos de un solo uso ha puesto el foco sobre las pajitas. Grandes cadenas de restauraci√≥n como Starbucks y McDonald‚Äôs anunciaron sus intenciones de volver a las pajitas de papel y varios grupos ambientalistas lograron su objetivo de concienciar a la sociedad sobre una pr√°ctica que contamina los oc√©anos y hiere a la fauna marina. Pero el problema va mucho m√°s all√°.

Advertisement

Seg√ļn NBC News, el mayor contaminante de los oc√©anos no son las pajitas de pl√°stico sino las colillas de los cigarrillos. Cada a√Īo se fabrican 5600 millones de cigarrillos con filtros de acetato de celulosa, un tipo de pl√°stico que puede tardar una d√©cada en descomponerse. Hasta dos tercios de estos residuos se eliminan de manera irresponsable y, puesto que su gesti√≥n est√° muy mal regulada, una cantidad incalculable acaba llegando al mar.

Afortunadamente, hay personas que dedican su tiempo a tratar de cambiar las cosas. En Estados Unidos, una asociaci√≥n llamada Cigarette Butt Pollution Project presiona al gobierno para que se proh√≠ban esos filtros. Su fundador, Thomas Novotny, cree que no tienen ning√ļn beneficio para la salud de los fumadores y que solo aportan comodidad. En cambio, sus fibras sint√©ticas y los qu√≠micos con los que son fabricados resultan t√≥xicos para los peces y tambi√©n para los humanos cuando se filtran en el suelo, en los r√≠os y en el mar.

Por ahora, los intentos de Novotny para cambiar la legislaci√≥n han sido infructuosos. Hasta las compa√Ī√≠as tabacaleras han hecho m√°s que el gobierno con la investigaci√≥n de filtros biodegradables y la distribuci√≥n de ceniceros port√°tiles, pero aun as√≠ los fumadores prefieren tirar su colilla al estilo tradicional. Seg√ļn Ocean Conservancy, las colillas de los cigarrillos son el art√≠culo m√°s recolectado de las playas del mundo: solo en 2017 se recogieron 2 millones y medio de colillas, frente a 640.000 pajitas.