Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

El mítico Papers, Please llegará a iOS y Android la semana que viene

El juego estará disponible tanto en smartphones como en tablets con una nueva interfaz táctil adaptada a pantallas pequeñas

We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado El mítico Papers, Please llegará a iOS y Android la semana que viene
Foto: Lucas Pope

¡Gloria a Arstotzka! Papers, Please tendrá una versión móvil nueve años después de su lanzamiento en 2013.

El desarrollador de videojuegos independiente Lucas Pope, que ya en 2014 se declaró harto de Papers, Please, ha estado trabajando en una versión del juego para dispositivos móviles que verá la luz el viernes 5 de agosto.

El nuevo Papers, Please estará disponible para iOS y Android tanto en smartphones como tablets, con una nueva interfaz táctil que se adaptará al formato de la pantalla para que no sea necesario hacer zoom.

Advertisement

Pope ha confirmado que el juego será de pago y estará disponible en español. La versión para iPad que existe desde hace años simplemente se actualizará a la nueva versión de iOS, por lo que los usuarios de iPad que ya compraron el juego no tendrán que pagar para tenerlo también en el iPhone.

Papers, Please está ambientado en el estado ficticio de Arstotzka al término de una guerra de seis años con el estado vecino de Kolechia. Tu labor como inspector de inmigración de un control fronterizo es asegurarte de que los visitantes del país traigan toda la documentación en regla; aunque tu deber como funcionario entrará pronto en conflicto con tu propia moral.

Advertisement

Uno de los videojuegos indie más populares y queridos de la historia reciente (hasta existe un corto inspirado en el juego), ha vendido cerca de dos millones de copias y podría llegar ahora a un público aún mayor con su despliegue en la App Store y Google Play Store.

Estoy deseando desbloquear todos los finales que me faltaron por ver en PC. No descarto que se me caiga una lágrima cuando me reencuentre con Jorji Costava, el entrañable señor que intenta cruzar varias veces la frontera alegando que tiene negocios en Arstotzka. “Volveré mañana”