Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

El mordisco de un gato doméstico llevó a la muerte a un hombre cuatro años después

El mordisco produjo una infección severa que terminó generando complicaciones de salud a largo plazo.

By
We may earn a commission from links on this page.
Un gato con gesto sorprendido
Foto: Shutterstock (Shutterstock)

La desafortunada mordedura de un gatito parece haber provocado la muerte de un ciudadano danés cuatro años después. Según los informes, el mordisco hizo que contrajera una infección grave que lo hospitalizó durante un mes, provocó la amputación de un dedo y lo dejó en una salud cada vez más deteriorada.

La familia del hombre reveló su reciente muerte con la esperanza de crear conciencia de que las mordeduras de gato siempre deben tomarse en serio. Como informó inicialmente el Daily Mail, Henrik Kriegbaum Plettner había adoptado una gata y sus gatitos de un refugio en 2018. Mientras movía a uno de los gatitos, este lo mordió en el dedo índice. Plettner no pensó en buscar atención médica hasta unas horas más tarde, cuando su mano se había hinchado al doble de su tamaño. De hecho llamó a un médico, pero le dijeron que esperara hasta el día siguiente. Terminó en el Hospital Kolding en Dinamarca.

“Sabíamos que lo estaba haciendo mal posponiendo ir al hospital. Sin embargo, no teníamos idea de que estaba tan grave ”, explicó la viuda de Plettner, identificada solo como Desirée por el Daily Mail. Las mordeduras y los rasguños de los gatos representan un grave riesgo de enfermedad, especialmente si perforan profundamente la piel. Los pequeños agujeros creados por la lesión a veces pueden cerrarse rápidamente, atrapando gérmenes muy problemáticos en su interior. En ese sentido los dientes afilados o las garras del gato pueden proporcionar una manera fácil a estos gérmenes para llegar al torrente sanguíneo, donde luego pueden propagarse por todo el cuerpo y causar una infección importante.

Advertisement

Esta cadena de eventos parece ser precisamente lo que le sucedió a Plettner, según su familia. Los gatos y los perros transportan muchos microbios que pueden transmitirse a las personas a través de una mordedura o un arañazo. Estos microorganismos incluyen la bacteria Capnocytophaga, la Bartonella henselae (el germen que causa la enfermedad por arañazo de gato) y la Pasteurella multocida. Esta última está considerada una fuente importante de infecciones potencialmente peligrosas causadas por mordeduras de mascotas domésticas. También se sabe que los gatos propagan gérmenes menos comunes como la peste pulmonar, como le pasó recientemente a un estadounidense.

Por lo general, estas infecciones solo causan una enfermedad leve, pero cualquiera puede sufrir complicaciones graves. Es más probable que estas complicaciones ocurran en personas que tienen sistemas inmunitarios debilitados o afecciones médicas preexistentes. Según las indicaciones de la Clínica Cleveland, las personas mordidas por un gato deben lavarse las heridas de inmediato con agua corriente y jabón, pero evitando frotar demasiado fuerte, ya que eso podría dañar el tejido circundante. Después, deben ejercer presión sobre la herida para detener el sangrado, aplicar crema antibiótica si está disponible y cubrir la herida con un vendaje estéril. Además, deben ver a un médico tan pronto como puedan, dentro de unas horas si es posible. Ese último consejo es una lección que la familia de Plettner espera que otros puedan aprender de su trágico fallecimiento. “Ve al médico después de una mordedura, no pienses, ‘¡Oh! eso es solo un gato’”, dijo su viuda.