Foto: AP

Facebook arranc√≥ 2018 anunciando un cambio en los algoritmos que controlanel flujo de publicaciones. Seg√ļn la propia red social, el cambio busca priorizar los contenidos de nuestros familiares y amigos sobre las noticias. En algunos pa√≠ses, sin embargo, el cambio tiene un efecto secundario muy preocupante.

Uno de los pa√≠ses seleccionados por Facebook para hacer de conejillo de indias de su nuevo algoritmo ha sido Bolivia. Desde octubre, los medios de comunicaci√≥n del pa√≠s han visto como su tr√°fico profeniente de Facebook ca√≠a en picado (el algoritmo relega las noticias a una nueva pesta√Īa llamada Explore). Hasta ah√≠ parec√≠a que el cambio estaba dando el efecto deseado. Sin embargo, lo que ha ocurrido es que ahora es mucho m√°s dif√≠cil leer noticias que no provengan de medios oficiales afines al gobierno. Las noticias de medios independientes han dado paso a lo que los usuarios decidan compartir, y eso significa un auge de contenidos viejos o abiertamente falsos.

En Eslovaquia, donde el parlamento está bajo el control de una minoría de extrema derecha, el nuevo algoritmo de Facebook ha provocado una bajada del 30% en el tráfico a medios de comunicación proveniente de Facebook, y también un auge de las noticias falsas.

Advertisement

El especialista en redes sociales de la web de noticias Denn√≠k N, Filip Struharik, explica al New York Times que el cambio ha permitido la difusi√≥n de bulos que propagan el odio como la historia de un musulm√°n que confes√≥ haber puesto una bomba en un mercado navide√Īo a un cat√≥lico que le devolvi√≥ una cartera perdida. ‚ÄúLa gente no suele compartir noticias aburridas o con datos aburridos‚ÄĚ, a√Īade Struharik.

El cambio en el algoritmo no funciona igual en todos los países, pero en estos dos casos dónde ya se está probando el resultado es justamente lo contrario a lo que se pretendía. Quizá el problema de Facebook no sea solo lo que los medios publican, sino lo que los usuarios seleccionan para compartir en sus muros. [vía New York Times]