Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El nuevo plan de Japón para Fukushima es verter agua radioactiva en el océano

694
18
Save
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Lee Jin-man (AP)

El gobierno japonés ha anunciado durante el martes 13 de abril que comenzaría a liberar agua contaminada del desastre nuclear de Fukushima en 2011 en el Océano Pacífico, revelando un plan esperado desde hace mucho tiempo que, comprensiblemente, está molestando a mucha gente.

Advertisement

Alrededor de 1,25 millones de toneladas de agua se acumularon en un sitio nuclear en la prefectura de Fukushima tras el tsunami y el terremoto de 2011. Ese desastre mató a más de 19.000 personas y provocó el cierre de tres de los seis reactores de la planta, lo que provocó el peor desastre nuclear desde Chernóbil. Desde el desastre, el gobierno ha mantenido el agua en las instalaciones desmanteladas en cientos de enormes tanques de almacenamiento. Se agregan alrededor de 170 toneladas de agua al almacenamiento cada día, y el espacio para construir más tanques para almacenar toda el agua, según el propietario de la planta, se agotará el próximo año a este ritmo.

La discusión sobre qué hacer con el agua ha estado en curso durante los últimos siete años. El gobierno ha enfatizado que el agua ha sido tratada de una manera que filtra lo peor del material radiactivo. La Agencia Internacional de Energía Atómica ha dicho que la decisión de liberar agua tratada en el océano tiene sus bases en las evaluaciones de impacto ambiental y es “utilizada de forma rutinaria por las centrales nucleares en funcionamiento en todo el mundo”. Pero el agua tratada todavía contiene tritio, un isótopo radiactivo del hidrógeno. Una investigación publicada en 2020 también encontró otros isótopos. Eso significa que el agua es técnicamente radioactiva, lo cual... no suena muy bien.

Ese es uno de los principales puntos de discordia de la comunidad pesquera de Fukushima, que ya ha visto sufrir a sus negocios en los 10 años transcurridos desde el desastre. A los pescadores les preocupa que la mala prensa sobre el vertido de agua radiactiva pueda ser perjudicial para sus medios de vida. A raíz del desastre, más de 20 países impusieron prohibiciones a la compra de pescado de la zona.

“Este proceso de toma de decisiones es bastante antidemocrático”, dijo a NPR Ayumi Fukakusa, activista de Amigos de la Tierra Japón. “El gobierno y [el dueño de la planta] dijeron que sin el consentimiento de las comunidades pesqueras, no descargarían el agua contaminada. Esa promesa se rompió por completo”.

Las Naciones Unidas le dijeron al gobierno japonés el mes pasado que liberar el agua en el océano violaría los derechos humanos de los ciudadanos japoneses y sus vecinos coreanos, y funcionarios de China y Corea del Sur criticaron el anuncio. Los críticos dicen que adquirir más tierra para construir más tanques de almacenamiento sería una solución más simple y segura, y que arrojar agua al océano es simplemente la opción más barata. El gobierno japonés ha dicho que estaba preocupado por más terremotos o tsunamis que causan la ruptura y derrame de los tanques, y que la creación de más almacenamiento interferiría con los esfuerzos para hacer el área más segura.

Advertisement

A pesar de estas preocupaciones, el gobierno japonés dijo que comenzaría a liberar agua en dos años. Algunos han sugerido que los próximos Juegos Olímpicos de Tokio este verano, donde el relevo de la antorcha comenzará a menos de 32 kilómetros del sitio nuclear, están acelerando la conversación sobre cómo eliminar las aguas residuales. (Se encontraron puntos calientes radiactivos en las cercanías en 2019). En los últimos años, el gobierno japonés ha hecho un esfuerzo concertado para reactivar la vida en áreas alrededor de Fukushima que se han visto afectadas por la fusión de la planta, incluso cuando persisten las preocupaciones sobre la radiactividad.