El esperado sistema de piloto automático de los Tesla Model S está a punto de llegar. Una de sus funciones será la de cambio automático de carril, o deberíamos decir semiautomático. El fabricante no quiere correr riesgos legales, y la decisión última de cambiar o no de carril será siempre del conductor.

El Tesla Model S dispone de 12 sensores que guían al vehículo a la hora de desplazarse de un carril a otro, pero el sistema nunca tomará la iniciativa para hacerlo. La decisión será siempre del conductor, que tendrá que dar luz verde a la maniobra simplemente activando el intermitente del lado hacia el que quiera ir.

El problema no es tanto técnico, sino legal. Actualmente, la legislación estadounidense contempla y aprueba los sistemas de conducción asistida en los que el vehículo realiza algunas maniobras siempre bajo supervisión y vigilancia del conductor. Sin embargo, las aguas de los coches autónomos son mucho más turbias. No es que sean legales o ilegales. Sencillamente es que no están contemplados todavía.

A resultas de este vacío legal, Tesla se podría encontrar con problemas muy serios si uno de sus coches decide cambiar de carril y provoca un accidente. Para evitar líos en los tribunales, de momento la responsabilidad de cambiar de carril será del conductor. El coche solo ejecutará sus órdenes.

Se supone que las funciones de piloto automático llegarán a los vehículos mediante una actualización que llegará el próximo mes de junio. El parche ha sufrido ya varios retrasos, y no sería de extrañar que Tesla lo posponga aún más. [vía WSJ]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)