Imagen: AP

En algĂșn momento, al lĂ­der norcoreano, Kim Jong-un, le hablaron de las bondades de dos zonas turĂ­sticas situadas en las costas de España: Benidorm y Marina d’Or. El lĂ­der del rĂ©gimen quiere trasladar estos “sueños vacacionales” a Corea del Norte transformando la regiĂłn costera de Wonsan.

Al parecer, Kim Jong-un enviĂł a principios de este año 2017 16 funcionarios a los centros turĂ­sticos españoles de Benidorm y Marina d’Or, espacios que cuentan con algunos de los complejos vacacionales mĂĄs grandes de España, buscando ideas. El plan es reconstruir la ciudad de Wonsan demoliendo su centro y reemplazarlo con hoteles rascacielos de cinco estrellas y grandes almacenes para las Ă©lites.

Advertisement

Wonsan. Wikimedia Commons

La idea es todo lo extravagante que se pueda imaginar, sobre todo si se tiene en cuenta que la misma zona donde se pretende construir una “ciudad de los sueños”es tambiĂ©n el ĂĄrea donde hace poco lanzĂł 40 misiles de prueba. De hecho, una isla justo frente a sus costas suele ser bombardeada con rondas de fuego disparadas desde las playas del complejo, tal y como ocurriĂł recientemente durante unos ejercicios de entrenamiento militar. SegĂșn Lim Eul-chul, experto en la economĂ­a de Corea del Norte en la Universidad de Kyungnam (Corea del Sur):

Puede parecer una locura para los extranjeros disparar misiles desde un lugar que quiere desarrollar econĂłmicamente, pero asĂ­ es como Kim Jong Un dirige su paĂ­s.

Advertisement

Incluso algunos investigadores y personas familiarizadas con el proyecto de Wonsan no descartan que se de una combinaciĂłn de turismo y armas nucleares para atraer al pĂșblico.

Folletos donde se muestra el plan de reconstrucción en un Benidorm “de Corea del Norte”. DailyMail

Lo cierto es que los planes de desarrollo de la ciudad comenzaron en el año 2014. Actualmente, y segĂșn explican en el DailyMail, hay unos 30 folletos de la Wonsan Zone Development Corporation explicando los avances y la oportunidad de negocio. Un ĂĄrea donde el propio Kim ya ha construido una estaciĂłn de esquĂ­ y un nuevo aeropuerto.

Advertisement

SegĂșn estos folletos, la zona incluirĂĄ aproximadamente 140 reliquias histĂłricas, 10 playas de arena, 680 atracciones turĂ­sticas, cuatro manantiales de agua mineral, varios balnearios o lagos naturales. “Corea del Norte quiere atraer a mĂĄs de 1 millĂłn de turistas cada año en el corto plazo, y alrededor de 5 a 10 millones de turistas en el futuro previsible”, explican los folletos.

TambiĂ©n son, a su manera, acogedores, “los funcionarios y residentes de esta zona tienen una buena comprensiĂłn del turismo y son amigables con los turistas”, se puede leer en uno de los documentos. AdemĂĄs, tambiĂ©n revelan algunos detalles inusuales sobre los hĂĄbitos vacacionales que se darĂ­an en un estado totalitario.

Wonsan. WC

Advertisement

Por ejemplo, no muy lejos del campo de golf propuesto de 123 millones de dólares, los planos muestran otro complejo existente. Está etiquetado en el folleto como el “retiro de verano del Departamento de Seguridad del Estado” o ‘Bowibu’, la entidad que dirige los seis campamentos de prisioneros de Corea del Norte y que lleva a cabo la vigilancia nacional de ciudadanos comunes.

Justo al lado de esa propiedad, frente a la playa, se encuentra la Oficina General de Daesong, el cuerpo tambiĂ©n conocido como “Office 39" que adquiere productos de lujo para la familia Kim.

El resort de esquĂ­ construido en Wonsan. AP

Advertisement

En realidad, Wonsan tiene un poder simbólico para la dinastía Kim: allí fue donde el abuelo de Kim Jong-un, Kim Il Sung, ayudó a fundar Corea del Norte al final del gobierno colonial japonés en 1945, desembarcando por primera vez con tropas soviéticas para tomar el país.

Sin embargo, y por encima de la historia, el plan es estratĂ©gicamente vital para el futuro que dibuja Kim. La ciudad debe ser la piedra angular que permita abrir al mundo a Corea del Norte. Por extraño que parezca, se trata de conseguir que el turismo se olvide de que ese pequeño punto del planeta puede desencadenar una crisis mundial de dimensiones desconocidas, y acuda a la zona con el Ășnico fin de pasarlo bie, tal y como ocurre (en teorĂ­a) en Benidorm o Marina d’Or. [DailyMail]