Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El rey de Suazilandia le cambia el nombre al país

El rey de la antigua Suazilandia, Mswati III, segundo desde la derecha, baila durante una celebración anual que reúne a todas las jóvenes solteras del país
Foto: AP

Suazilandia era una de las últimas monarquías absolutas del mundo, pero ya no existe. Porque ha cambiado de nombre. El monarca Mswati III cambió este miércoles la denominación oficial de la antigua colonia británica por el nombre “Reino de eSuatini” (en inglés “the Kingdom of eSwatini”).

El nuevo nombre significa “tierra de los suazis”, un pueblo de etnia bantú que habita este pequeño país del sur de África. Pero no es exactamente nuevo. eSuatini es la forma en la que el propio rey se refiere a la nación desde hace años, incluso en actos oficiales, como la apertura del parlamento de 2014 o la Asamblea General de la ONU de 2017.

Advertisement

El cambio de nombre supone una modificación de la Constitución, en vigor desde 2006, y pretende dejar atrás la época del colonialismo. “Todo país cambia su nombre tras su independencia y Suazilandia siguió llamándose así hasta hoy”, dijo el director del diario local Swazi Observer.

El rey Mswati III también mencionó que el nombre “Suazilandia” se prestaba a confusión fuera de sus fronteras. “Siempre que vamos a otro país, la gente se refiere a nosotros como Suiza”, asegura. En inglés, el topónimo Swaziland guarda cierta similitud con Switzerland, Suiza.

Pero los mapas no van a cambiar, por ahora. La mayoría seguirá usando Suazilandia como exónimo (denominación de un lugar fuera de la influencia de la lengua local) en lugar de eSuatini, que será el endónimo (la denominación de un lugar en la lengua autóctona). Algo parecido a lo que pasó con los nombres Birmania y Myanmar en 1989.

Los más críticos con el rey señalan que debería centrarse en otras preocupaciones más urgentes. eSuatini es un país de 1,3 millones de habitantes donde el 60% de la población vive bajo el umbral de pobreza, el VIH convive con una de cada cinco personas y la esperanza de vida es de 49 años. Se estima que el cambio de nombre costará 6 millones de dólares.

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

Share This Story

Get our newsletter