Tras los polvorientos desiertos de Marte, en unos cuantos a√Īos podr√≠amos estar recibiendo im√°genes de un p√°ramo helado como la recreaci√≥n art√≠stica que veis sobre estas l√≠neas. Se trata de Europa, el cuarto sat√©lite de J√ļpiter y, con toda probabilidad, el siguiente lugar al que la NASA enviar√≠a sus sondas.

Advertisement

Un estudio recién publicado por la agencia espacial en el diario Astrobiología examina los datos que habrá que ir analizando de cara al eventual aterrizaje de un heredero del robot Curiosity sobre la superficie de Europa.

Aparte de por su relativa proximidad a la Tierra, Europa es un astro muy interesante. Aunque tiene un tama√Īo menor que el de nuestra propia luna, es el cuarto sat√©lite m√°s grande de J√ļpiter de los descubiertos por Galileo junto a Gan√≠medes, Calisto e √ćo. Lo que conocemos de Europa se debe, sobre todo al paso de las Sondas Voyager 2 en la d√©cada de los 70, y Galileo en los 90. El sat√©lite est√° cubierto de hielo y su superficie est√° a temperaturas de en torno a 160 grados bajo cero. Sin embargo, los indicios apuntan a que, bajo la supercie del hielo hay un oc√©ano de agua l√≠quida.

Las im√°genes que tenemos de Europa muestran una superficie blanca surcada de grietas de un color rojizo cuyo tono a√ļn es objeto de especulaci√≥n. El estudio de la NASA concluye que la b√ļsqueda de qu√≠mica org√°nica y de posibles formas de vida microsc√≥picas ser√≠an una prioridad si pudieramos aterrizar con un robot all√≠. El primer paso para lograr eso es cartografiar adecuadamente el sat√©lite para buscar una zona adecuada donde posar un robot. Aunque a√ļn no hay una misi√≥n al respecto, la NASA ya est√° pensando en ello. [NASA v√≠a Gizmag]

Advertisement

Foto de portada: NASA / JPL-Caltech

Foto de comparación entre la Luna, la Tierra y Europa: Wikipedia, bajo licencia Creative Commons