El telescopio espacial Kepler observa constantemente más de 150.000 estrellas fuera de nuestro Sistema Solar para buscar planetas parecidos a la Tierra. Recientemente ha detectado su planeta número 1.000. Y no solo eso: dos de los nuevos identificados son lo más parecido a la Tierra que jamás se ha descubierto.

Hasta la fecha, Kepler ha encontrado 4.000 candidatos a exoplanetas y solo 1.000 se han confirmado como tales. Desde su último descubrimiento encontró otros 554 astros potenciales que aún se están analizando. Sin embargo, seis de ellos tienen casi el mismo tamaño que la Tierra y orbitan alrededor de estrellas similares a nuestro Sol. Para hacer una suposición lo más acertada posible sobre la composición de cada planeta, los científicos de la misión Kepler estudian su masa.

Tres de los nuevos planetas extrasolares que encontró el telescopio se encuentran en una zona considerada habitable respecto a la distancia de sus soles. Justo donde la temperatura podría permitir la existencia de agua líquida en su superficie. Y, además, dos de ellos son planetas rocosos como el nuestro.

El objetivo de este tipo de investigaciones es saber cómo de comunes son los planetas como el nuestro. La respuesta podría acercarnos a saber qué tan probable es que exista vida en otros lugares del Universo. [vía NASA]

Imagen: NASA

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)