Mucho antes de la muerte de Bruce Lee ya se había corrido el rumor de su fallecimiento. Y no una, en varias ocasiones. Así que el día que murió el mito, era el momento propicio para inventarse una leyenda a la altura del personaje.

Pero antes de hablar de esas 24 horas que pusieron punto y final de manera prematura a la vida del peque√Īo drag√≥n, vamos a retroceder varios meses antes. Justo al momento en el que se daba luz verde al proyecto m√°s importante (y el √ļltimo) en la carrera de Hollywood de Bruce Lee. Se iniciaba la producci√≥n de Enter de Dragon.

La sudadera amarilla

Bruce Lee en Game of Death

Cuando en 1972 se hab√≠a acabado el contrato que manten√≠a unido a Lee con la productora Golden Harvest, el peque√Īo drag√≥n ten√≠a claro que quer√≠a mantener su libertad creativa y dirigir sus propias pel√≠culas. As√≠ fue como se origin√≥ el binomio entre Bruce y el productor Raymond Chow fuera de la productora.

Chow era precisamente el fundador de Golden Harvest y hoy es recordado por ser el tipo que lanzó al estrellato las artes marciales y el cine de Hong Kong al escenario internacional. Y no sólo con Bruce Lee, el hombre tenía a un tal Jackie Chan con el que se hizo de oro.

Advertisement

Advertisement

Chow convenció a Bruce para que continuara trabajando con él creando la Concord Production Inc., una productora donde Lee era la parte creativa y Chow el brazo económico. Así nació Way of the Dragon, un film donde Bruce hace de todo (actor, guionista y director). La película se grabó en Roma y hoy es una obra de culto, conocida mundialmente como la peli que enfrentó a Bruce Lee con Chuck Norris.

Es curioso y mucha gente no lo sabe, pero Bruce Lee ten√≠a la intenci√≥n de que Way of the Dragon fuera la primera de una trilog√≠a. Un proyecto que dej√≥ en el aire para embarcarse en el film bajo el t√≠tulo de Game of Death, otra obra igual de m√≠tica que recordaran por la inconfundible sudadera amarilla con franjas negras que llevaba Lee y que a√Īos despu√©s revitaliz√≥ el propio Tarantino con Kill Bill.

Bruce Lee en Game of Death. AP

Game Of Death se comenz√≥ a grabar a finales de 1972, antes de iniciar Enter the Dragon, Bruce Lee la par√≥ para comenzar esta √ļltima y s√≥lo grab√≥ 40 minutos del filme antes de su prematura muerte. El largometraje fue terminado posteriormente por Golden Harvest y se estren√≥ en 1978, haciendo uso de un doble y notorios (hasta absurdos) montajes. De hecho, s√≥lo se a√Īadieron 11 minutos del rodaje inicial.

A finales de 1972 se estrenaba en los cines Way of the Dragon. Todo un √©xito de taquilla y considerada como un cl√°sico de las artes marciales. De hecho, la pelea final en el coliseo romano con Chuck Norris fue bautizada como el ‚Äúcombate del siglo‚ÄĚ. Unas semanas despu√©s Lee iba a retomar Game of Death pero se produce una llamada que lo cambiar√≠a todo.

Se trataba de Ted Ahley, nada menos que el presidente de Warner, para ofrecerle un contrato de medio millón de dólares para protagonizar y codirigir las escenas de lucha de Bood and Steel. Bruce aceptó con la condición de que le cambiaran el nombre a Enter the Dragon. El resto es historia.

Advertisement

Advertisement

La película de las películas de artes marciales

Bruce en Enter the Dragon

Esta fue la √ļltima obra de Bruce Lee y la primera de artes marciales chinas que iba a ser producida por el gran Hollywood. El peque√Īo drag√≥n siempre dijo que la pel√≠cula deb√≠a ser un veh√≠culo para expresar lo que √©l percib√≠a como bello en la cultura china, un aspecto que deb√≠a resaltar por encima de la acci√≥n.

Lo cierto es que si hoy recordamos a la película, no es por su profundidad. En cambio, el film es puro espectáculo de los 70, una mezcla de suspense al estilo James Bond con elementos de Fu Manchu. Y obviamente, con la figura omnipresente de un luchador sin igual como fue Bruce Lee.

La producción se terminó de filmar unas semanas antes de su muerte y durante el rodaje se dieron infinidad de anécdotas que han ido contando muchos de los participantes. Entre ellas los constantes desafíos que tuvo que vivir en sus carnes el actor y luchador. Al parecer, la mayoría de extras contratados eran chinos, muchos de ellos artistas marciales y miembros de organizaciones criminales locales o tríadas chinas.

En realidad aquello ven√≠a de lejos. Como cont√°bamos en el hombre que ret√≥ a Bruce Lee a una pelea real, el artista se vio amenazado muchas veces por la comunidad china. Estos ve√≠an con malos ojos que Lee ense√Īara Kung Fu a estudiantes que no fueran chinos.

Advertisement

Advertisement

De hecho, el co-protagonista de la película, Bob Wall, contaba la siguiente anécdota en The Curse of the Dragon:

Un hombre se present√≥ de un salto, un tipo que era mucho m√°s grande que Bruce y definitivamente quer√≠a hacerle da√Īo, pero comenz√≥ la pelea y Bruce empez√≥ a golpearlo, a hacerle llaves en los pies, llaves en las manos, jugaba con √©l. Bruce no era muy bruto pero s√≠ le demostr√≥ qui√©n mandaba... Lee era un excelente luchador callejero... luego termin√≥ y dijo ‚Äúadelante, vamos a trabajar‚ÄĚ... este combate con el extra qued√≥ documentado. Bruce Lee literalmente barri√≥ el suelo con √©l.

Unos meses despu√©s Bruce y algunos trabajadores llegaron a ver un primer pase de Enter the Dragon. Se trataba de un pre-estreno especial de revisi√≥n donde no hab√≠a m√ļsica ni efectos especiales a√Īadidos. Al terminar el visionado la estrella queda gratamente satisfecha del trabajo. El estreno de la pel√≠cula se fija para el 29 de agosto de 1973.

Aunque Bruce Lee nunca llegaría a verlo.

El √ļltimo d√≠a de Bruce Lee

Enter The Dragon

Un d√≠a recib√≠ una llamada de larga distancia del peri√≥dico m√°s grande de Hong Kong. Me preguntaron si todav√≠a estaba vivo. ¬ŅAdivina con qui√©n est√°s hablando? Respond√≠.

Advertisement

Advertisement

Bruce Lee contaba muchas anécdotas como esa. Los rumores sobre su muerte eran abundantes en Oriente, y casi siempre con un final violento a causa de una pelea. Así que cuando murió, las especulaciones sobre las causas fueron la comidilla durante mucho tiempo.

Los rumores eran variados. Desde que Bruce Lee fue asesinado por las tr√≠adas de Hong Kong porque se negaba a pagarles dinero para protegerles (algo com√ļn para muchas estrellas de cine chinas en aquel momento), hasta un asesinato a manos de los defensores de las artes marciales chinas. Otros, los m√°s amarillistas, llegaron a decir que Lee estaba maldecido o que se hab√≠a suicidado por culpa de una amante.

Otros citaban el uso de drogas como la causa de su muerte repentina. Otros cre√≠an que el destino de Lee estaba marcado nada m√°s nacer. Y finalmente, hay quienes piensan que la muerte de Lee fue una elaborada puesta en escena, y que el peque√Īo drag√≥n est√° esperando el momento adecuado para regresar a la sociedad. Como Elvis.

Bruce Lee y Chuck Norris durante el rodaje de Way of the Dragon. Foto: The Treasures of Bruce Lee. Ed. Carlton Books

Los hechos del caso fueron los siguientes: Lee murió después de caer en coma. El informe del forense no fue concluyente y las autoridades médicas plantearon cinco razones para la muerte prematura de Lee. Sin embargo, todos coincidieron en que fue causada por un edema cerebral (una hinchazón del cerebro causada por una congestión de líquido).

¬ŅQu√© ocurri√≥? Que lo que caus√≥ el edema se convirti√≥ en motivo de especulaci√≥n. Lo cierto es que hoy y a trav√©s de entrevistas y libros se puede reconstruir el curso de los acontecimientos en ese fat√≠dico 20 de julio de 1973.

Advertisement

Advertisement

Seg√ļn la esposa de Lee, Linda, Bruce estaba en su casa de Kowloon con Raymond Chow para discutir sobre Game of Death. Eran los 14:0o y estuvieron trabajaron hasta las 16:00 de la tarde. Luego se dirigieron juntos a la casa de Betty Tingpei, una actriz taiwanesa que iba a tener un papel protagonista en la pel√≠cula. Los tres repasaron el gui√≥n en la casa de Tingpei y luego Chow se fue, aunque qued√≥ con Bruce para cenar m√°s tarde.

Poco después Lee se queja de un dolor de cabeza y Tingpei le da una pastilla de Equagesic, una especie de aspirina más potente. Aparte de eso, Lee no consume más que un par de refrescos. Sobre las 7:30 p.m., Bruce se acuesta para tomar una siesta y permanece dormido cuando Chow le llama para preguntarle por qué él y Tingpei no habían aparecido en la cena tal y como estaba previsto.

La actriz le dijo a Chow que no pod√≠a despertar a Lee. Lo cierto es que Bruce estaba en coma con 32 a√Īos y ya no despertar√≠a. La autopsia posterior encontr√≥ rastros de cannabis en el est√≥mago de Lee, aunque la importancia de este descubrimiento es anecd√≥tica.

Este hecho alent√≥ a algunos a creer que el cannabis caus√≥ una reacci√≥n qu√≠mica que llev√≥ al edema cerebral, pero la investigaci√≥n refuta esta teor√≠a. De hecho, un m√©dico fue citado y explic√≥ que el consumo de cannabis en el est√≥mago de Lee ‚Äúno era m√°s significativo que si Bruce hubiera bebido una taza de t√© ese d√≠a‚ÄĚ.

El doctor. R. R. Lycette del Hospital Queen Elizabeth donde llevaron a Lee el día de su muerte consideró que la muerte del actor se debió a una hipersensibilidad a uno o más de los compuestos encontrados en el analgésico para el dolor de cabeza que consumió esa tarde.

Advertisement

Advertisement

Aunque su cr√°neo no mostr√≥ ninguna lesi√≥n, su cerebro se hab√≠a hinchado considerablemente. Ninguno de los vasos sangu√≠neos se bloque√≥ o se rompi√≥, por lo que la posibilidad de una hemorragia se descart√≥. Todos los √≥rganos internos de Lee fueron meticulosamente examinados, y la √ļnica sustancia ‚Äúextra√Īa‚ÄĚ que se encontr√≥ fue el Equagesic.

La muerte del peque√Īo drag√≥n dio paso a todo tipo de elucubraciones. Chow apareci√≥ en la televisi√≥n para intentar contener el furor de las noticias falsas. Explic√≥ lo que pas√≥, omitiendo √ļnicamente el hecho de que Lee no hab√≠a muerto en casa.

Sin embargo, la prensa descubrió poco después la verdad y exigió saber lo que Chow estaba tratando de encubrir. R.D. Teare, profesor de medicina forense en la Universidad de Londres, y un hombre que había supervisado más de 90.000 autopsias, fue llamado a declarar y dijo que era básicamente imposible que el cannabis fuera un factor en la muerte de Lee.

En opini√≥n de Teare, el edema fue causado por la hipersensibilidad al meprobamato o aspirina, o a una combinaci√≥n de ambos. Su punto de vista fue aceptado por las autoridades, y se determin√≥ como una ‚Äúdesgracia‚ÄĚ la muerte de Bruce Lee.

Advertisement

Advertisement

Finalmente y harta de las especulaciones y las mentiras durante a√Īos, su esposa, Linda Lee, acab√≥ publicando un art√≠culo en Los Angeles Times (para replicar entre otros a los periodistas del mismo diario) el 17 de agosto de 1998 bajo el t√≠tulo de The Truth Behind Life and Death of Bruce Lee. Esta fue su transcripci√≥n:

Estaba personalmente ofendida por el art√≠culo de Alison Dakota Gee sobre mi difunto esposo, Bruce Lee, para conmemorar su legado de 25 a√Īos despu√©s de su muerte. La historia del Times se hundi√≥ en las profundidades del periodismo sensacionalista sobre la vida y la muerte de un ser humano extraordinariamente dotado.

Habiendo estado casada con Bruce durante nueve a√Īos y siendo la madre de nuestros dos hijos, estoy m√°s que calificada para explicar correctamente los hechos. Perm√≠tanme escoger una mentira evidente en la historia para ilustrar mi punto: Su periodista escribe que Bruce muri√≥ por tomar ‚Äúdemasiadas aspirinas‚ÄĚ. Adem√°s de ser falso, el tono de la declaraci√≥n tiene sarcasmo e incredulidad.

Sin entrar en todos los detalles, permítanme refutar para aquellos que desean saber la verdad: Bruce murió de un edema cerebral causado por hipersensibilidad a un ingrediente de un medicamento de prescripción llamado Equagesic. Esta determinación fue hecha después de una investigación exhaustiva de nueve días por un forense, durante la cual se escuchó el testimonio de patólogos forenses de todo el mundo que habían estudiado todos los tejidos del cuerpo de Bruce.

La pregunta sobre qué fue la causa de la muerte de Bruce es la que más me preguntan, y sin embargo, el poderoso brazo investigador de Los Angeles Times no pudo descubrir la verdad.

Adem√°s, un pat√≥logo de renombre que testific√≥ en la investigaci√≥n declar√≥ que la peque√Īa cantidad de cannabis que se encuentra en el est√≥mago de Bruce no tuvo m√°s efecto sobre la causa de la muerte que si hubiera tomado una taza de t√© poco antes de morir. Sin embargo, el reportero del Times hizo un doble salto gigante para declarar falsamente que Bruce ten√≠a una ‚Äúseria adicci√≥n al cannabis‚ÄĚ.

Advertisement

Advertisement

Su reportero entonces salta a la precipitada conclusi√≥n de que, debido a que Bruce se acost√≥ con un dolor de cabeza en la casa de una actriz, y posteriormente muri√≥ de la medicaci√≥n de prescripci√≥n que le dio, entonces hab√≠a un caso extra-conyugal. Este tipo de declaraciones son rumores puramente especulativos, el producto de un rumor que se ha mantenido vivo 25 a√Īos por los chismes de personas que nunca estuvieron all√≠, incluyendo a su reportero y otros citados en el art√≠culo.

He visto y escuchado cada peque√Īo rumor malicioso sobre la vida y la muerte de Bruce Lee en los √ļltimos a√Īos. Pero no pude aguantar y dejar que este peri√≥dico que sol√≠a tener est√°ndares de integridad y decencia se incline al nivel de la charla de basura period√≠stica.

No estoy pretendiendo que Bruce sea un ser humano perfecto, s√≥lo uno que hizo m√°s bien que da√Īo en su corto tiempo en la Tierra. Se enfrent√≥ a muchos obst√°culos en su vida: superando las actitudes racistas, sobreviviendo a las graves circunstancias econ√≥micas, superando las lesiones f√≠sicas, y al hacerlo, se distingui√≥ como alguien que deb√≠a ser admirado y emulado.

A lo largo de estos 25 a√Īos he recibido decenas de miles de testimonios de personas que han sido influenciadas positivamente por el ejemplo de Bruce, sus ense√Īanzas, su filosof√≠a y sus pel√≠culas. Hay tanto que decir acerca de redimir el valor social de Bruce Lee que no entiendo el motivo de elegir ignorar detalles y hechos a favor de una presentaci√≥n sensacionalista de acusaciones infundadas y falsedades planas.

Un periódico que realmente quiere hacer justicia a la vida de un hombre que hizo una diferencia en la vida de tantas personas en todo el mundo buscaría la verdadera historia de esta figura universalmente admirada.

Me entristece ver c√≥mo se han desintegrado sus est√°ndares de profesionalismo. Supongo que fue ‚Äúm√°s f√°cil‚ÄĚ para su escritor informar sobre chismes que producir lo que podr√≠a haber sido una pieza precisa y verdaderamente inspiradora.

Advertisement

Advertisement

Ustedes deben avergonzarse de llamarse un periódico de buena reputación. Sus acciones han disminuido mi respeto por su publicación.

Linda Lee Cadwell.

¬ŅY saben una cosa? Curiosamente, la muerte temprana era una posibilidad que Bruce Lee hab√≠a contemplado con sorprendente frecuencia. Seg√ļn su esposa Linda, √©l no ten√≠a ning√ļn deseo de llegar a la vejez porque no podr√≠a soportar la idea de perder las habilidades f√≠sicas por las que hab√≠a luchado tanto. Como dijo m√°s de una vez:

Si tuviera que morir ma√Īana, no me arrepentir√©, hice lo que quer√≠a hacer. ¬ŅQu√© m√°s puedes esperar de la vida?