Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

El vídeo viral del niño en una olla hirviendo en India no es más que una puesta en escena para engañar crédulos

El vídeo es un hábil truco de ilusionismo que muestra solo lo que tú crees ver

We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado El vídeo viral del niño en una olla hirviendo en India no es más que una puesta en escena para engañar crédulos
Captura de pantalla: TV One / YouTube

En la última semana se ha hecho viral un vídeo supuestamente granado en la India que muestra a un niño metido en una gran olla de agua hirviendo sobre una hoguera. La escena no puede ser más surrealista pero, como suele decirse, si algo parece falso es muy probablemente porque es falso.

El niño parece estar meditando tranquilamente con las manos juntas, ajeno a la supuesta agua hirviendo en la que está sumergido hasta el pecho. A su alrededor, un grupo de individuos da muestras de estar muy impresionado. Algunos de ellos graban la escena con sus teléfonos móviles.

Existe una versión del vídeo algo más larga que se remonta a 2019, pero se ha hecho viral ahora por un tuit con el texto “Esto es La India en 2021" en una velada alusión a la supuesta barbarie religiosa que lleva a un grupo de fanáticos a cocinar arroz con cosas en lugar de una paella canónica. Sin embargo, muchos usuarios de Internet no se han dejado llevar por la indignación y apuntan a una serie de detalles que no encajan.

Advertisement

El primero y más aparente de esos detalles es que el agua hierve solo en una pequeña zona delante del niño. De hecho, y a juzgar por el tamaño y violencia de las burbujas, se diría que ya está en un punto avanzado de ebullición. Sin embargo, el resto del agua de la cazuela está en perfecto reposo. Los pétalos depositados en su superficie no se mueven, y lo más importante: no hay rastro alguno de vapor cuando a esas alturas debería estar saliendo una gran cantidad. La animada música que se escucha de fondo también da la sensación de que toda la escena es una performance para sorprender a los lugareños y ganarse unas monedillas igual que lo haría uno de esos artistas que se disfraza de estatua viviente y “flota” en el aire sujeto a un palo.

Advertisement

La principal hipótesis sobre las burbujas es que el niño está sentado debajo de una pequeña bombona de aire comprimido que crea la ilusión de que el agua hierve. El fuego de la hoguera es real, pero el calor que genera no es ni de lejos suficiente como para hacer hervir el agua hasta pasado mucho tiempo. El vídeo, en definitiva, no es más que una elaborada puesta en escena con aires mágicos pensada para engañar a los más crédulos del lugar y probablemente sacarles unas rupias. Al fin y al cabo hablamos del país que amenazó con asesinar a un escéptico por denunciar que los pies que manaban agua de la estatua de un cristo no eran un milagro sino una tubería de desagüe rota.