Photo: AP

Han pasado tres días desde que los 12 niños tailandeses y su entrenador fueran localizados con vida en una cueva anegada por las lluvias. El monzón amenaza ahora con dificultar las tareas de rescate, pero el gobierno de Tailandia podrá contar con la ayuda de Elon Musk (si llega a necesitarla).

Después de que alguien le preguntara por Twitter si podía ayudar a los niños y al entrenador a salir de la cueva, Musk se limitó a dar una respuesta de cortesía: “sospecho que el gobierno tailandés tiene esto bajo control, pero estaré encantado de ayudar si hay alguna manera de hacerlo”.

Advertisement

Pero parece que se encendió una bombilla en su cabeza a raíz de esa pregunta porque, 16 horas después, Musk volvió a abrir la app de Twitter para ofrecer la tecnología de sus empresas a los rescatistas:

Advertisement

“Boring Co tiene un avanzado radar de penetración de suelo y bastante buena excavando hoyos”, escribió el empresario. “No sé si la velocidad de las bombas de extracción está limitada por la energía eléctrica o si las bombas son demasiado pequeñas. Pero, de ser así, podría enviar Powerpacks [de baterías de Tesla] completamente cargadas y bombas”.

Mientras tanto, una masiva operación militar en las cuevas de Tham Luang Nan Nong ha puesto a funcionar cientos de bombas industriales para drenar el agua que anega el camino de 4 kilómetros entre la entrada de la cueva y el área donde se encuentran los niños y su entrenador de fútbol. El agua ya ha bajado un 40% estos días, pero aún no está claro que los niños vayan a poder salir a pie. La alternativa es enseñarles a nadar y bucear.