Image: El grupo en el interior de la cueva (AP)

Cambio de planes en las últimas horas con el rescate de los 12 niños que están atrapados en una cueva en el norte de Tailandia. El viernes llega un temporal que podría agravar la situación, por este motivo los pequeños están siendo entrenados para aprender a nadar y respirar a través de máscaras de buceo.

Hasta hace unas horas, se sabía que el plan principal consistía en drenar el agua de la cueva antes de que llegaran las tormentas, momento en que la extracción sería “casi imposible” durante meses. El tiempo parece cambiarlo todo acelerando una de las vías de rescate.

Advertisement

Los niños están recibiendo un curso acelerado para aprender a nadar (ninguno sabía) y a usar equipos de respiración para que puedan ser escoltados fuera del sistema de cuevas por los buzos de rescate. Se trata de la opción más realista en estos momentos, una que permitiría rescatar a los niños antes del monzón de lluvias que se esperan para algún momento de este viernes.

Image: AP

Según ha explicado Ruengrit Changkwanyuen, coordinador del contingente tailandés del equipo internacional de buceo en cuevas que localizó a los niños el lunes, el grupo estaba en terreno elevado y a salvo de las inundaciones repentinas:

Sin embargo, los rescatistas tienen que trabajar muy rápido porque el viernes llega una tormenta, y si vuelve a llover, la cueva se inundará por completo. Si eso sucede, será casi imposible enviar suministros o mantenerse en contacto con ellos.

En estos momentos, los pequeños se encuentran con una enfermera y hasta cuatro soldados para llevar un seguimiento de su salud y tratando de mantenerlos con el ánimo en alto. “Los estamos cuidando como nuestros propios hijos”, dijo Narongsak Osatanakorn, el gobernador de la provincia de Chiang Rai.

Advertisement

Por otro lado, los soldados tailandeses llevaron a cabo su primer ejercicio de evacuación el martes por la tarde, una fórmula donde los equipos forman una columna humana desde la boca de la cueva hacia un campo donde 13 ambulancias están esperando para llevar al grupo al hospital.

De llevarse a cabo una evacuación con los niños en los próximos días, ¿estarían realmente preparados? ¿Es posible enseñarles conceptos mínimos de buceo en este tiempo?

Image: Familiares recibiendo imágenes de los hijos en la cueva (AP)

Advertisement

Según ha explicado Greg McCracken, experto en buceo con el Ocean Quest Dive Center, existe la posibilidad de que puedan hacerlo. “Entiendo que los niños pequeños no han aprendido a nadar antes, eso podría significar que serán un poco más tímidos sobre ciertas cosas que deberán hacer, pero todo es posible”.

Los equipos de rescate cuentan que los buzos tienen algunas opciones. Por ejemplo, podrían usar máscaras de cara completa, o podrían usar una máscara simple y un aparato de respiración separado, o incluso podrían usar cascos con aire suministrado desde la superficie. Según McCracken:

En cualquier caso, creo que los niños podrían llegar a zambullirse en las profundidades. Los buceadores de rescate realmente tomarían el control de todo, por lo que siempre y cuando tuvieran un suministro de aire, los buzos de rescate incluso pueden remolcarlos, literalmente.

Advertisement

Image: AP

El experto cree que pueden aprender todos los elementos del buceo seguro dentro de unos tres o cuatro días, pero que por lo general estas técnicas se realizan en una piscina, con prácticas a poca profundidad antes de la transición a aguas abiertas. Además, explica, “tampoco tendrán ninguna teoría de fondo de las que obtienes a través de videos, manuales y tareas que haces antes incluso de comenzar tu entrenamiento”.

Con todo, McCracken lo ve factible si no hay otro remedio, “con máscaras faciales completas probablemente elimines muchos riesgos. Si van a profundidades, tendrán que aprender a igualar sus oídos, pero eso es algo que podría enseñarse fácilmente”, sentencia.

Advertisement

Por cierto, las autoridades mantienen un escenario en el que no se pueda llevarse a cabo el rescate, preparándose para enviar alimentos y suministros médicos que podrían durar esos próximos cuatro meses hasta que desaparezca el monzón por completo. [The Guardian, GlobalNews]