Foto: Dan Kitwood (Getty Images)

Sir Terry Pratchett, el autor de Mundodisco e innumerables novelas juveniles, tenía una mente privilegiada. No es extraño que en 1995 predijera con escalofriante precisión cómo Internet ayudaría a propagar informaciones falsas para legitimar los discursos del odio.

Ocurrió mientras entrevistaba a Bill Gates para la revista GQ. El fundador de Microsoft, que por entonces estaba presentando Windows 95, no le creyó. En Internet, argumentaba Gates, es más fácil verificar la reputación de alguien porque existen múltiples voces con autoridad (como los periódicos y los expertos) que nos señalan cuáles son los textos más interesantes. Gates no vio venir a Facebook, donde la fuente de la noticia pierde su valor.


La vieja conversación entre Terry Pratchett y Bill Gates ha aparecido en Twitter de la mano del biógrafo de Pratchett, Marc Burrows. Dice así:

Advertisement

Terry Pratchett:

Digamos que me llamo a mí mismo el Instituto de Algo y decido promocionar un espurio ensayo que dice que los judíos fueron los responsables de la Segunda Guerra Mundial y que el Holocausto no ocurrió. Y se publica en Internet y está disponible en los mismos términos que cualquier investigación histórica que haya sido objeto de una revisión por pares y demás. Hay una especie de paridad de estima para la información de la red. Está todo ahí: no hay forma de descubrir si tiene algún fondo o si alguien se lo ha inventado.

Advertisement

Bill Gates:

No por mucho tiempo. La electrónica nos proporciona una forma de clasificar las cosas. Habrá autoridades en la red y, puesto que un artículo está contenido en su índice, este significará algo. Para todos los propósitos prácticos, habrá una cantidad infinita de texto ahí fuera, pero solo recibirás una porción de texto a través de ciertos niveles de dirección, como un amigo que te dice “oye, lee esto” o una marca que está asociada a un grupo de árbitros, o un experto en particular, o informes de consumidores, o el equivalente a un periódico... Ellos te señalarán las cosas que son de particular interés. La forma en la que puedes verificar la reputación de alguien será mucho más sofisticada en la red que en el texto impreso de hoy en día.

Advertisement


Unas líneas más abajo, Gates le devuelve el tanto al escritor prediciendo la existencia de Netflix. Pratchett, esta vez, no lo tiene tan claro.

Advertisement

Bill Gates:

Todas estas cosas tendrán pantallas que te guiarán por el proceso y cuando pauses aparecerá una personalidad integrada en la interfaz que te prestará ayuda. En cualquier caso, las videograbadoras estarán obsoletas en diez años.

Advertisement

Terry Pratchett:

¿Qué? ¿Completamente obsoletas?

Bill Gates:

Sí, completamente obsoletas.

Terry Pratchett:

¿Y qué las va a reemplazar, un reproductor de discos?

Bill Gates:

Los reproductores de discos las reemplazarán en cuatro o cinco años, pero estoy hablando de acceso a medios a través de la red.

Advertisement


Al final, ambos se ponen de acuerdo en una cosa: Arthur C. Clarke tenía toda razón cuando se ponía a hablar de tecnología.

Advertisement

Terry Pratchett:

Nos acercamos a una de las citas famosas de Arthur C. Clarke: “cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”

Advertisement

Bill Gates:

Sí, así es.