Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Marcio Jose Sanchez (AP Images)

Uno de los juegos más grandes e importantes de 2016 fue Pokémon Go, especialmente porque se convirtió un fenómeno al que se engancharon millones de personas en todo el mundo. Algunos, incluso, accedían a zonas militares y prohibidas para cazar pokémon, lo que obligó al ejército de Canadá a tomar acciones.

Advertisement

Esas acciones fueron, cómo no, ordenar a algunos soldados a que jugasen Pokémon Go para entender por qué diablos tantas personas estaban invadiendo una de sus bases militares.

Advertisement

Según documentos publicados recientemente por las fuerzas armadas canadienses, en julio de 2016 un montón de civiles comenzaron a invadir sus bases militares en la nación, y la razón era que estaban buscando nuevos bichos digitales para cazar. Después de todo, ¿quién puede resistirse a ese Raichu o legendario que se encuentra tras la cerca de una zona de acceso prohibido?

Según los documentos, el Mayor Jeff Monaghan de la base militar en Kingston, Ontario, solicitó: “Por favor advertir a los comisionados que aparentemente Fort Frontenac es un PokéGimnasio y una PokéParada. Seré sincero, no tengo ni idea de qué es eso”. En una base fronteriza en Toronto, el experto en seguridad David Levenick mencionó que “el objetivo de este juego parece ser ir a estos PokéGimnasios y PokéParadas a conseguir ‘pokémons’. Casi que deberíamos contratar a un niño de 12 años para que nos ayude con esto”.

Advertisement

Lo que parecía una broma, se transformó en una realidad. A al menos tres oficiales en diferentes bases se les asignó jugar el juego para entender cómo proceder, debido a que con el tiempo las personas continuaban comportándose de manera inapropiada en los alrededores de las bases militares. De hecho, uno de los reportes indica que oficiales se acercaron a un automóvil que llevaba algún tiempo actuando sospechoso, pero descubrieron que sus pasajeros simplemente estaban jugando al Pokémon Go.

Con el tiempo, las autoridades incluso se quejaron con los desarrolladores del juego, en Niantic, aunque otros oficiales más bien se mostraron contentos de que una de estas PokéParadas se encontraba en un museo militar, lo que podría incrementar sus visitas. A esto le llaman ver el vaso medio lleno, en lugar de medio vacío. [CBC vía The Independent]

Redactor en Gizmodo. Tecnología, videojuegos, cine y televisión. Siempre cerca de una pantalla y una taza de café.

Share This Story

Get our newsletter