Photo: AP

Junio de 1963, el envío de la Unión de 52 barras de oro con un valor de 54 millones de dólares se pierde en algún punto cerca de Dents Run, Pensilvania. Durante años, muchos cazadores de tesoros han intentado localizar el botín, pero hay un problema: el área es propiedad del estado y es ilegal cavar.

Hay un segundo problema. Ha pasado tanto tiempo desde que ocurrieran los supuestos hechos, y ha pasado por tantas bocas y tanta gente, que dependiendo de quién la cuente, varía ligeramente.

Como decíamos, durante décadas se han acercado hasta la zona decenas de aficionados a la Guerra Civil y buscadores de fortuna peinando las colinas y los bosques del noroeste de Pensilvania, buscando ese envío de oro de la Unión que supuestamente se perdió cerca de la pequeña Dents Run en junio de 1863 y que serviría para pagar los salarios de las tropas federales.

Un misterio que, conforme pasaban los años y sin pista alguna, parecía más cerca de la leyenda que de la realidad. Sin embargo, en las últimas semanas la historia ha dado un vuelco. Al parecer, varios agentes del FBI y funcionarios estatales fueron vistos excavando en el suelo cubierto de nieve de la Ruta 555 en Benezette Township. Según el historiador local Jim Burk:

De vez en cuando surge algo nuevo, una nueva pieza del rompecabezas que nos hace saltar y pensar que tal vez haya algo en esto. Esta es una de esas veces.

Advertisement

Image: Zona donde estaba el FBI (Google)

Como toda buena historia de misterio, el FBI se niega a dar pistas de lo que estaba haciendo. La portavoz de la agencia, Carrie Adamowski, simplemente aclaró que el personal del FBI estaba “llevando a cabo actividades policiales autorizadas en el condado de Elk”.

Curiosamente, algunas cámaras también captaron la entrada a la zona de Finders Keepers, un servicio de recuperación de tesoros perdidos con sede en Pennsylvania. Finders Keepers siempre ha estado interesado en el rumorado oro de Dents Run.

Advertisement

De hecho, en una publicación en su sitio web, el fundador Dennis Parada dice que encontró un mapa del tesoro en la década de 1970 y exploró el área sin éxito con detectores de metales hasta 2004, cuando descubrió un tesoro con varios artículos de la era de la Guerra Civil que entregaron al estado. Según Parada:

Cada vez que regresamos al sitio encontramos más pruebas que demuestran nuestra afirmación. Encontramos una pieza de bala, cuchillos, trampas para animales, tapa de jarra de zinc, latas, huesos (humanos o animales), botellas de whisky, fogatas para el campamento, y mucho más ... Además, el detector de metales de alta potencia ubicado en la zona encontró un gran objeto de metal a varios metros bajo tierra.

Image: Zona de Dents Run (Pa Elk Herd)

Advertisement

El problema para Finders Keepers, como para cualquiera, es que el sitio se encuentra en terrenos estatales y es ilegal excavar sin permiso. Una supuesta nota de 2005 del Departamento de Conservación y Recursos Naturales del estado, publicada en el sitio de Finders Keepers, le prohibió a Parada seguir excavando en el sitio.

Dicha nota también dice que el estado envió los artículos de Parada a un experto que descubrió que no eran de la época de la Guerra Civil, sino que simplemente estaban “cazando desechos de un campamento”. Por su parte, ni Parada ni su hijo han respondido a los medios esta semana. El único que habló fue Dennis Parada para explicar que están bajo órdenes del FBI de no hablar.

Esto es todo lo que se sabe sobre una leyenda de hace 155 años que en los últimos días parece que no lo es tanto. El supuesto oro federal enterrado en un bosque durante la guerra civil estadounidense parece haber llamado la atención del FBI. [The Guardian, New York Times]