Esconde un fósil increíblemente raro durante años porque no quería que le estropeasen su terreno

Foto: Museo de Historia Natural de Tolouse

Cuando los conservadores del Museo de Historia Natural de Toulouse vieron llegar aquel extraño cráneo con cuatro enormes colmillos no daban crédito. El fósil era una joya de la paleontología, pero esa joya se tomó su tiempo en dejarse ver. Su propietario la mantuvo escondida casi tres años.

Advertisement

La pieza es un cráneo de Gomphotherium pyrenaicum, un antepasado de los elefantes modernos que se paseó por lo que hoy es el Pirineo Francés hace entre once y trece millones de años. La pieza está en un estado de conservación tan bueno que permitirá a los paleontólogos analizar la especie como nunca se ha hecho antes.

Reconstrucción artística de un Gomphoterium angustidens, otro miembro de esta familia de mamíferos prehistóricos.
Ilustración: Charles R. Knight

El caso es que el cráneo no llegó inmediatamente a manos de los conservadores. Permaneció escondido alrededor de tres años en la casa de un granjero francés que fue el que lo encontró en un terreno de su propiedad. El granjero, cuyo nombre no se ha dado a conocer, decidió esconder la pieza por miedo a que su terreno se llenara de buscadores de fósiles y aficionados a la paleontología escarbando aquí y allá.

Tras mucho pensárselo, finalmente la curiosidad pudo con la prudencia y el granjero acudió al museo con el peculiar cráneo. Los paleontólogos profesionales del museo han examinado el terreno pero no parece haber más restos del animal. En cierto modo, la actuación del granjero ha sido providencial. Los coleccionistas de fósiles a menudo se reservan para sí piezas que podrían arrojar muchos datos nuevos en manos de un científico. [vía Science Alert]

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key