Vote 2020 graphic
Everything you need to know about and expect during
the most important election of our lifetimes
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Esta avalancha de tierra negra es lo que pasa cuando se descontrola un incendio forestal

Gif: Official Pima County / Twitter

Este río de barro negro parece el metraje desechado de alguna película de terror sobre el apocalipsis de 2020, pero es perfectamente real. Ha tenido lugar en Arizona hace apenas una semana y se trata de lo que ocurre cuando se juntan lluvias torrenciales con incendios forestales.

Advertisement

El vídeo lo grabó un funcionario del gobierno de Arizona el pasado día 15 en la cuenca de Cañada del Oro, en el condado de Pima. El fenómeno se llama riada de sedimentos y básicamente es el resultado de una fuerte tormenta tras un incendio en el Parque Nacional de Bighorn. El fuego consumió 48 377 hectáreas de bosque y monte, pero el problema no es solo la pérdida de ecosistema. El fuego cambia la estructura del terreno y este pierde la capacidad de absorber y retener agua, y basta una lluvia moderada para arrastrar las cenizas y sedimentos superficiales y generar un alud como el que muestra el vídeo.

Advertisement

Los torrentes de sedimento como este no solo son problemáticos por la fuerza con la que recorren los cauces secos. Aparte de los daños físicos que pueden hacer, rompiendo objetos y atascando conductos a su paso, son una fuente de problemas por su carga química.

Al recorrer el terreno seco, el agua arrastra cenizas, metales pesados y toxinas causadas por el propio incendio. Estas sustancias reducen el nivel de oxígeno en el agua y estimulan la proliferación de algas, lo que a su vez reduce aún más el oxígeno, arrasando con los peces y plantas de los ecosistemas fluviales por los que pasa. Los seres humanos no nos libramos de esta cadena de desastres. Los torrentes de ceniza y sedimentos provocan graves daños en la infraestructura de canalizaciones y pueden llegar a envenenar el agua de embalses si llega hasta ellos. No es, en definitiva, el apocalipsis, pero tampoco es lo mejor que le puede pasar a un ecosistema. Desgraciadamente los incendios cada vez son más frecuentes en muchas zonas del mundo debido al cambio climático, y con ellos estos ríos de lodo y cenizas. [Science Alert]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter