GIF: ABC News. (Twitter)

Alimentar a los animales en su hábitat natural no suele ser mala idea, a menos que se trate de un tiburón y quieras darle la comida directamente en la boca. A esta mujer en Australia la idea le ha salido cara, aunque afortunadamente se salvó de que fuera mucho peor.

Melissa Brunning, originaria de la ciudad australiana de Perth, se le ocurrió alimentar a un tiburón de tamaño considerable directamente en la boca. Lo siguiente que ocurrió es justo lo que imaginas. ¿Acaso alguien esperaba que sucediera otra cosa?

Brunning intentó alimentar a un tiburón nodriza leonado desde un bote en una bahía australiana. Estos tiburones pueden alcanzar un tamaño de hasta 3,20 metros, aunque el que se encontró con esta mujer australiana no era tan grande, solo medía 2,20 metros. Esta especie no suele ser agresiva, pero aún así, Brunning reconoce que lo que hizo fue irresponsable.

Advertisement

Afortunadamente, el encuentro no le salió tan caro. Brunning dice que sintió como si le hubiese arrancado el dedo con todo y hueso, pero los médicos solo diagnosticaron una fractura del dedo índice y un ligamento rasgado.

Image: Perth Now.

Para Brunning esto es una lección aprendida. “No es culpa del tiburón, esto no es un ataque de tiburón, simplemente hice algo estúpido”, dijo a Perth Now, tras reconocer que en el agua lo humanos no están en control, ni mucho menos en la cima de la cadena alimentaria.

Advertisement

Si quieres alimentar animales salvajes, es mejor que lo hagas con mucho cuidado y sin acercarte mucho a ellos, solo lo necesario. De lo contrario te puede suceder como a Brunning, o como a este chico que intentó acariciar un elefante salvaje mientras comía, otra mala idea. [vía ABC News / Perth Now]