Muchas partes del mundo se encuentran pasando el invierno e incluso algunas partes en las que no debería hacer tanto frío están sufriendo las consecuencias de un “ciclón bomba”. Si vives en uno de estos lugares, por favor no uses agua caliente para deshelar el parabrisas congelado de tu coche antes de conducir.

Advertisement

La razón es sencilla y tiene que ver con los conceptos más básicos de la termodinámica. Si arrojas un montón de agua hirviendo sobre un cristal cubierto de hielo sólido, es bastante probable que el parabrisas se agriete debido a que se expande muy rápido. Usar agua caliente podría tener un resultado bastante rápido, pero también hay una gran posibilidad de que te salga caro.

La mejor forma de deshelar un parabrisas congelado es tener algo de paciencia.

Para descongelar el parabrisas cuando está cubierto de hielo (o desempañarlo en si te encuentras en un clima menos frío) la manera más efectiva y rápida es encender el coche, poner la calefacción al máximo, encender el botón del aire acondicionado y apagar el botón de recirculación del aire dentro del coche. También puedes confiar en la función de descongelar o desempañar de tu aire acondicionado. Tardará un poco, sí, pero es la forma más segura.

También puedes evitar que el parabrisas se congele en primer lugar comprando una manta especialmente diseñada para ello en cualquier tienda automotriz. En el caso de que no solo el parabrisas esté congelado, sino también las puertas y no puedas acceder al coche, puedes usar agua a temperatura ambiente o un poco tibia (nunca caliente) para mojar las puertas hasta que puedas entrar y aplicar los consejos anteriores. [vía Jalopnik]

Advertisement

Imagen vía: farscythe.