Las temperaturas están bajando. La nieve está comenzando a caer y pronto volveremos a ver las calles y autopistas llenas de personas que no recuerdan cómo es que se conduce durante una tormenta de nieve, incluso cuando al final del invierno pasado lo hacían a la perfección. Aquí tienes algunos consejos para que no te suceda.

Advertisement

Los chicos de Team O’Neil Rally School han publicado una lista de concejos para conducir seguro durante el invierno, porque es imposible conducir sobre la nieve de la misma forma que lo haces sobre una carretera. Tu coche no reacciona de la misma forma sobre una superficie de poca fricción, así que debes saber cómo responder ante esta situación.

  1. Haz planes para conducir en invierno – Puede que te preocupes mucho por la seguridad en el camino, pero solo serás tan bueno como las herramientas con las que cuentes. Usa ruedas nuevas con sus marcas de agarre profundas, o mejor aún, compra ruedas de invierno. Las ruedas son quizás el elemento más importante al conducir en invierno, pero también es importante verificar que el resto de partes del coche estén funcionando correctamente: limpiaparabrisas, el líquido limpiaparabrisas y siempre tener al menos medio tanque de combustible lleno. Lleva siempre en el coche un kit de emergencias que incluya guantes, gorro, abrigo, una pala pequeña, cables auxiliares de batería y cuerda.
  2. Prueba las condiciones a tu alrededor... y tu coche – Antes de conducir en el mundo real encuentra un lugar seguro y abierto para probar tus frenos y hacer piruetas. Hacer esto a inicios del invierno permite comprobar cómo reaccionará tu coche en estas condiciones, sus límites y los tuyos, además de cómo compensar. También puedes hacerlo durante alguna tormenta para entender cómo reaccionar y qué tanto podrás frenar en esas condiciones.
  3. Fíjate hacia dónde quieres que vaya tu coche – Esta regla tan sencilla suena evidente, pero recordarla te ayudará bastante. Cuando los conductores pasan por un resbaladero inesperado suelen fijarse en un objeto en el camino, un obstáculo, e inevitablemente su coche se dirigirá allí. Permanece calmado y enfocado hacia donde quieres que tu coche vaya, concéntrate en tus habilidades al volante y podrás obtener mejores resultados.
  4. Prioriza tus maniobras – Debido a que tienes tracción limitada es recomendable mantener separados los frenos, la aceleración y el cruzar. Céntrate en hacer solo una de estas cosas a la vez. Acelera y frena en línea recta cada vez que sea posible, e intenta solo doblar en las esquinas o curvas. Las ruedas tienen un agarre limitado en condiciones resbaladizas de invierno, por lo que obligarlas a hacer muchas cosas al mismo tiempo incrementa el riesgo de disminuir el agarre y perder el control.
  5. Ten en cuenta que los sistemas de seguridad pueden ser problemáticos – sistemas como los ABS (antibloqueo de frenos) existen para evitar que tus ruedas se bloqueen. Cuando las superficies son resbaladizas por culpa de la lluvia y la nieve, esto hace que necesites de mucha más distancia para frenar que lo normal. El control de la tracción hace que las ruedas no giren más rápido que la distancia recorrida, pero en invierno el giro de las ruedas puede ayudar a atravesar la nieve y mejorar el agarre. Prepárate a tener problemas al acelerar y frenar en ciertas condiciones. Estos sistemas tienen impactos negativos y positivos en invierno.

Advertisement

Solo porque es invierno no quiere decir que debas sentirte atrapado en casa, que no puedas ir a trabajar o a la escuela. Salir de casa solo requiere de ciertas medidas de seguridad y más atención. Recuerda: mantente alerta. Solo porque tu sepas conducir en estas condiciones no significa que los demás también.

Y en el caso que el clima esté demasiado malo, quédate en casa y espera. Es lo más seguro.