Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Recreación artística del aspecto que tenía la estrella antes de su desaparición.
Recreación artística del aspecto que tenía la estrella antes de su desaparición.
Imagen: ESO/L. Calçada

La galaxia Kinman es una pequeña agrupación estelar situada a 75 millones de años luz. Sus estrellas están demasiado lejos para ser visibles, pero no para los telescopios del VLT en Chile. Los sensores del observatorio han detectado algo inusual: una de las estrella masivas de Kinman ha desaparecido.

Advertisement

Y no hablamos de una estrella pequeña precisamente. Se trata de una Variable Luminosa Azul. Es el tipo de estrella más luminoso que se conoce, y sus raros ejemplares se cuentan entre las estrellas hipermasivas más grandes conocidas. Un ejemplo de este tipo de estrellas en nuestra propia galaxia es Eta Carinae, con entre 100 y 150 veces la masa de nuestro Sol, y cuatro millones de veces más brillo. Se calcula que la estrella desaparecida en Kinman es unas 2,5 veces más brillante que el Sol.

Las Variables Luminosas Azules son una fase especialmente corta y turbulenta en la vida de las supergigantes rojas. Su brillo varía de forma muy dramática, tanto en intensidad como en su espectro, y a veces sufren erupciones tan violentas que los astrónomos las confunden con supernovas.

Advertisement
Imagen de la galaxia Kinman captada por el Telescopio Espacial Hubble.
Imagen de la galaxia Kinman captada por el Telescopio Espacial Hubble.
Foto: NASA, ESA/Hubble, J. Andrews (U. Arizona

Debido a su avanzado estado evolutivo, la estrella de Kinman era un excelente caso de estudio para Andrew Allan y sus colegas en el Trinity College de Dublin. Sin embargo, cuando apuntaron el VLT hacia la pequeña galaxia a finales de 2019, la estrella había desaparecido. El caso acaba de publicarse en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Advertisement

¿Cómo es posible qué instrumentos tan sensibles como el espectrógrafo ESPRESSO, capaz de detectar exoplanetas, no hallen ni rastro de la estrella? Los astrónomos ofrecen dos posibles explicaciones, la primera es que en 2011 la estrela experimentó una erupción. Es posible que esa erupción haya alterado la intensidad de su brillo y además haya rodeado la estrella de una nube de polvo y gas que haga más difícil su localización. El problema es que más difícil no significa imposible. Por mucho que el brillo de la estrella haya cambiado, debería haber algún rastro de ella, por ténue que sea, sobre todo considerando su elevado brillo inicial.

La segunda hipótesis es que la estrella haya colapsado en un agujero negro. De confirmarse este punto, sería toda una novedad. Lo que sabemos de este tipo de estrellas supermasivas es que todas ellas colapsan en una supernova antes de generar un agujero negro. Si efectivamente la estrella de Kinman ha colapsado en un agujero negro sería el primer caso de una muerte estelar de ese tipo.

Advertisement

De momento, los científicos trabajan con los datos que tienen a mano. La puesta en servicio del Telescopio Extremadamente Grande, prevista para 2025, seguramente permita resolver este y otros misterios estelares que nos traen de cabeza, como el de la famosa estrella de Tabby. [ESO]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter