¬ŅQu√© pasa si unimos un fot√≥n y un solo electr√≥n? La respuesta es que se crea una part√≠cula que no deber√≠a existir, una forma de luz completamente nueva. Cient√≠ficos del Colegio Imperial de Londres describieron la forma de crear esa part√≠cula Frankenstein, y podr√≠a ser la clave para fabricar un computador cu√°ntico viable para el consumo.

Advertisement

No es raro que los fotones y los electrones interact√ļen, pero de ah√≠ a que se una en una √ļnica part√≠cula hay un trecho considerable. En agosto de este a√Īo, el equipo del doctor Vincenzo Giannini y sus colegas logr√≥ describir la forma de crear esta part√≠cula mediante un nuevo tipo de materiales conocidos como aislantes topol√≥gicos. En esencia, un aislante topol√≥gico es un material conductor en su superficie, pero no a trav√©s de su estructura.

El equipo de Giannini creó una nanopartícula de este material y la bombardeó con un láser para ver como interactuaba con su electrón. El resultado es una nanopartícula que combina las cualidades de un electrón y y de un fotón. Por una parte no se desplaza en línea recta, sino que lo hace siguiendo los electrones de una superficie, lo que la convierte en un conductor válido. Sin embargo, hace otra cosa que es lo que realmente la convierte en un descubrimiento valioso: no se detiene en los defectos del material.

Los electrones tienden a frenarse o detenerse si encuentran resistencia en la superficie por la que se mueven. La nueva partícula, sin embargo, hereda la propiedad de los fotones y mantiene su movimiento. Esta característica convierte a la nueva partícula en un candidato ideal para ser la base de un procesador cuántico a temperatura ambiente.

Advertisement

Uno de los procesadores cu√°nticos de Google y D-Wave

Los actuales modelos de computador cuántico emplean partículas a temperaturas cercanas al cero absoluto para recrear los estados de entrelazamiento cuántico necesarios para que funcione. Huelga decir que la energía y la instalación necesaria para generar esa superconductividad no son viables para llevar la computación cuántica fuera del entorno experimental.

El reto ahora es lograr llevar a la práctica ese modelo teórico que han descrito en el Colegio Imperial de Londres. Los investigadores ya están en ello, aunque no hay una fecha concreta. Es solo un paso más en la dirección del descubrimiento que cambia nuestra tecnología para siempre una vez más. [Nature vía Science Alert]