La Universidad Case Western Reserve y el Centro de Veteranos Louis Stokes en Cleveland, Estados Unidos, est√°n trabajando en una tecnolog√≠a que lograr√° que los pacientes con extremidades amputadas puedan recuperar el sentido del tacto. Por descabellado que suene, es real, y consiste en un sistema insertado en la pr√≥tesis del paciente capaz de enviar se√Īales el√©ctricas al cerebro.

Igor Spectic es uno de los primeros pacientes voluntarios en experimentar con esta nueva tecnolog√≠a. Perdi√≥ su mano derecha hace cuatro a√Īos en un accidente industrial y, durante los experimentos, volvi√≥ a sentir la textura de una bola de algod√≥n gracias a su mano prost√©tica. Otro de los pacientes, Keith Vonderhuevel, que perdi√≥ su mano en 2005, logr√≥ sostener uvas entre sus dedos sin presionarlas hasta el punto de romperlas.

El sistema se puede refinar m√°s para recrear sensaciones m√°s naturales. El equipo que trabaja en esta tecnolog√≠a desarroll√≥ algoritmos que convierten la informaci√≥n de los sensores de la pr√≥tesis en una variedad de patrones con se√Īales el√©ctricas de diversa intensidad. Estos sensores, de hecho, no son lo suficientemente sofisticados para distinguir entre texturas, s√≥lo detectan presi√≥n. La combinaci√≥n de diversas se√Īales estimulando el cerebro es la que hace que el paciente pueda diferenciar los objetos.

Advertisement

Esta tecnolog√≠a est√° a√ļn en desarrollo y, tanto Igor como Keith, llevan un par de a√Īos trabajando en el laboratorio con el equipo de cient√≠ficos que la crearon. Se han registrado casos de personas que pierden la sensibilidad en pr√≥tesis de este tipo despu√©s de un mes, pero estos dos pacientes ya llevan m√°s de dos a√Īos sin problemas. Adem√°s, tambi√©n pudieron olvidar el dolor del miembro fantasma que suele presentarse en personas con extremidades amputadas.

Advertisement

Los cient√≠ficos solo han desarrollado pr√≥tesis con esta tecnolog√≠a para las manos. Sin embargo, esperan lograrlo igualmente para piernas y para tratamiento de otras enfermedades como las que generan temblores involuntarios en la manos. El equipo espera que estas pr√≥tesis est√©n en el mercado dentro de cinco a√Īos. Abajo un v√≠deo que explica c√≥mo funcionan. [v√≠a The Daily]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)