La resolución de pantalla suele ser un factor del que los fabricantes de teléfonos móviles presumen con cada nuevo lanzamiento. Esta nueva pantalla creada por científicos de la Universidad de Cambridge barre cualquier récord actual, no importa qué móvil tengas.

La pantalla desarrollada en Cambridge está compuesta por nanopartículas de oro recubiertas de un polímero electroactivo denominado polianilina que cambia su estructura al aplicársele un campo eléctrico. Bajo estas nanopartículas hay una superficie reflectante, como la de un espejo.

La luz rebota en esta superficie y queda atrapada entre la sustancia y el oro, generando un brillo muy superior al reflejo normal que puede apreciarse a simple vista e incluso a pleno sol. Al variar el campo eléctrico de cada pixel es posible modificar la estructura de la anilina para que refleje otra longitud de onda y así muestre otro color. La mejor parte es que el pixel conserva su estructura aunque no se le aplique corriente, y esa estructura solo cambia si se le aplica de nuevo electricidad. En otras palabras, la pantalla funciona un poco a la manera de la tinta electrónica y no necesita electricidad para mantener iluminados sus diminutos píxeles, solo luz ambiental.

Por si esto fuera poco, el método de fabricación es increíblemente sencillo y barato. Las partículas de oro y polianilina se mezclan en un fluido en suspensión y se aplican sobre la superficie reflectante en spray, como si fuera pintura.

Advertisement

Barata de fabricar, barata de aplicar, y barata de operar, pero ¬ŅQu√© uso puede tener esta tecnolog√≠a? Curiosamente, sus creadores no la imaginan en los m√≥viles. Adem√°s a√ļn no han estudiado lo suficiente c√≥mo de eficaz es la nueva pantalla a la hora de reproducir v√≠deo o cu√°l es su tasa de refresco. La idea es usar esta pantalla en superficies grandes como edificios o incluso autom√≥viles. Si funciona, podr√≠a ser el inicio de objetos capaces de cambiar de color con solo un toque en una aplicaci√≥n m√≥vil. El equipo de Cambridge busca ahora socios para desarrollar su invento y darle aplicaciones comerciales. [Universidad de Cambridge]