Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Foto: Akiyoshi Kitaoka (Twitter)

La Navidad nos ha traído de vuelta una popular ilusión óptica tuiteada en su día por el profesor de psicología y experto en percepción Akiyoshi Kitaoka. Se trata de la foto de un plato de fresas teñido de un color azulado. Las fresas se ven grises... ¿O no? Cuanto más las miras peor se pone la cosa.

A poco que te concentres en la imagen tus ojos comenzarán a percibir que las fresas tienen un color rojizo. Algunas personas lo ven más intenso que otras. Sin embargo, no hay un solo pixel rojizo en la imagen. Si abres la imagen en cualquier editor de fotos o si haces mucho zoom verás que las fresas son grises.

Advertisement

La razón por la que tus ojos las perciben rojizas es por un fenómeno conocido como consistencia de color. Nuestros ojos (y el cerebro que generalmente va detrás) perciben que la imagen está bañada de una luz azulada y trata de compensar esta tonalidad. El resultado, cuando restamos azul al color gris es un ténue color rojizo. Por supuesto, también está el hecho de que sabemos que las fresas son rojas, por lo que nuestro cerebro se esfuerza en percibirlas de ese color. [IFL Science]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter