Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Foto: Shutterstock
Foto: Shutterstock

Nuestros compañeros de Lifehacker han escrito mucho sobre los problemas que pueden aparecer cuando alquilamos una casa en Airbnb. ¿Preocupado por que haya una cámara oculta espiándote? ¡Cubierto! ¿Crees que has podido hacer una reserva en un sitio que no existe? También hemos hablado de ello (un puñado de veces, de hecho).

Advertisement

El problema con Airbnb es que la plataforma no examina exhaustivamente todos los apartamentos y hosts que aparecen en su página. Por eso, algunas estafas proliferan y son los huéspedes los que pagan el pato, como lo que le ocurrió a esta pareja de británicos, que perdieron más de 11.000€ alquilando una casa en Ibiza que no existía.

O pregúntale a cualquiera de los invitados que se alojaron en casas falsas gracias a esta estafa a gran escala de Airbnb. (No olvidemos que los anfitriones también pueden sufrir abusos. En Airbnbhell.com, una web donde anfitriones y huéspedes narran sus malas experiencias, varios anfitriones explican múltiples estafas que han recibido).

Advertisement

La redactora de Vice, Anna Merlan, ha reunido algunas de las estafas más comunes de Airbnb entre casi 1.000 correos electrónicos que recibió de sus lectores.

¿Qué hemos aprendido de estos timos? Bueno, sobre todo que los estafadores son inteligentes y se aprovechan de la indulgencia de Airbnb a la hora de verificar los datos de los anfitriones. A continuación, te explicamos algunas de las estafas más comunes con las que te podrías encontrar, y cómo solucionarlas de la mejor forma posible:

El “cebo y el cambio”

Imagina que has reservado una casa con un anfitrión. Días (o incluso horas) antes de tu llegada, la casa que habías reservado ya no está disponible debido a algún problema imprevisto, ya sea por algo que hizo el último huésped que pasó por ahí, un problema de fontanería o vete tú a saber. Para ayudarte, el anfitrión te ofrecerá otra propiedad que también alquila, pero que probablemente sea una mierda en comparación con la habitación que habías reservado originalmente.

Advertisement

La solución: rechazar la opción alternativa y asegurarte de que el anfitrión cancela tu reserva. (Si la cancelas tú, serás el responsable de pagar las tarifas de cancelación). Comunícate con Airbnb para encontrar opciones alternativas si estás en apuros.

La transferencia de dinero

Envías un mensaje a un anfitrión para preguntarle sobre su alojamiento. Te solicita que el pago se haga fuera de la plataforma de Airbnb, y posiblemente te ofrezcan una mejor tarifa si estás de acuerdo. Al final, el apartamento es terrible, pero como firmaste un acuerdo fuera de los términos de Airbnb no estarás protegido y no podrás optar a un reembolso (o si es un alojamiento falso, perderás por completo el dinero).

Advertisement

La solución: lo que ya hemos repetido hasta la saciedad: nunca pagues fuera de la plataforma de Airbnb. (De hecho, intenta comunicarte siempre a través de Airbnb, de forma que puedan acceder a tu historial de mensajes para tratar de resolver cualquier problema).

Daños falsos

Después de pasar unos cuantos días de estancia, te marchas dejando la casa en perfectas condiciones. Días después, recibes una queja a través de Airbnb, ya sea por parte del anfitrión o del propio Airbnb, que alegan que has dañado algo de la casa y que tienes que hacer una compensación económica al anfitrión.

Advertisement

La solución: saca fotos y vídeos del piso antes de irte y envíalos a tu anfitrión como forma de dar las “gracias” y para protegerte en caso de que traten de reclamar algún daño. O consérvalos incluyendo alguna prueba de la fecha y hora. (De hecho, también deberías acostumbrarte a sacar fotos de la casa a tu llegada y notificar cualquier problema a tu anfitrión, puesto que si no tú serás el responsable).

Para ver el resto de estafas, pásate por el post de Merlan en Vice.

Share This Story

Get our newsletter