El antechinus es un pequeño marsupial que vive una vida muy corta en Australia y Tasmania. Y es que tras apenas unos ocho a once meses, el animalito se dedica a tener tanto sexo como sea posible, sin comer o descansar, para reproducirse lo más que pueda y después sufrir una muerte horrible.

El proceso reproductivo de este marsupial se denomina semelparidad, y consiste en tener un único episodio reproductivo antes de morir. En el caso del antechinus, su gestación dura entre cuatro y cinco semanas, y durante todo este tiempo el macho se dedica a reproducirse con todas las hembras que sea posible, recorriendo toda el área de su hábitat para aparearse sin detenerse en ningún momento. El antechinus es la única especie de mamíferos que utiliza este sistema de reproducción suicida.

Tras un mes o poco más sin descansar, sin comer ni hacer nada más que no sea reproducirse, el cuerpo del antechinus macho está hecho un desastre. Su sistema inmunitario está fallando a tal punto que cualquier infección o parásito lo ataca con éxito, tiene hemorragias internas e incluso su pelaje se cae. Aunque está vivo tras las cinco semanas de la temporada de apareamiento (cercana al mes de agosto), el antechinus macho puede vivir unas pocas semanas más, tiempo en el que sigue intentando reproducirse con más hembras pero estas los evitan, según explicó Diana Fisher, de la Universidad de Queensland, Australia, a National Geographic.

No obstante, muchas de las hembras también mueren pocos meses más tarde durante el invierno, al separarse de sus abundantes camadas. Solo unas pocas pueden sobrevivir un segundo año.

Advertisement

En cuanto a las crías, algunas también mueren al poco tiempo de nacer debido a que nacen más que el número de mamas disponibles en las hembras para alimentarse. De hecho, los científicos creen que esta es la razón de que los machos intenten reproducirse lo más que puedan, hasta el punto de matarse en el proceso. Mientras más lo intenten, más van a sobrevivir y crecer hasta, en muchos casos, morir reproduciéndose. [vía National Geographic]