Un Oso Panda (no el protagonista de nuestra historia). Foto: AP

A mediados de los 80 apenas quedaban mil osos panda en el mundo. Los biólogos trataban desesperadamente de salvar la especie rescatando ejemplares para criarlos en reservas. Uno de esos ejemplares decidió hacer suya la responsabilidad de evitar la extinción. Había nacido una leyenda.

Los cuidadores llamaron al osezno Pan Pan (algo parecido a esperanza). El nombre no pudo ser más apropiado, porque aquel panda se convirtió en la esperanza para toda su especie.

Advertisement

En 1991, Pan Pan fue transferido a la Reserva Natural de Wolong, donde el gobierno chino había puesto en marcha un programa de cría en cautividad. A medida que el oso comenzaba a desenvolverse con otros ejemplares de la reserva, sus cuidadores comenzaron a notar algo especial. Aquel panda tenía la líbido por las nubes. Esto, que en los humanos puede parecer algo más bien normal, es muy raro en los osos panda que viven en cautividad. Hasta entonces, todos los esfuerzos por reproducir la especie se habían topado con el aparente desinterés y una alarmante falta de pericia en materia sexual por parte de los machos adultos.

Los osos panda salvajes solo se re√ļnen para aparearse una vez al a√Īo. Por lo dem√°s viven vidas solitarias. El proceso es a√ļn peor en cautividad, donde los animales parecen a√ļn menos interesados en reproducirse. Desesperados, los bi√≥logos hab√≠an recurrido a la inseminaci√≥n artificial, un proceso caro y que no siempre daba resultados. El 48% de los oseznos mor√≠a al poco de nacer.

Advertisement

Los Panda recién nacidos son extremadamente frágiles. Foto: AP

Entonces llegó Pan Pan.

Seis meses después nacía el primer cachorro de Panda sin intervención humana. Se llama Bai Yun y hoy vive en el zoo de San Diego.

Advertisement

Pan Pan era un caso completamente inusitado. De los 520 osos panda que han nacido en cautividad en los √ļltimos 30 a√Īos, 130 son hijos suyos. Su rid√≠cula efectividad reproductiva no solo ha repoblado la especie. Adem√°s, ha permitido a los cient√≠ficos desarrollar un programa de cr√≠a en cautividad completamente nuevo y mucho m√°s eficaz.

Un estudio publicado en 2004 dejaba constancia de la efectividad del ejemplar. Al parecer, el éxito de Pan Pan no solo estaba en su inusual interés por las hembras, sino en el hecho de que su cópula duraba mucho más (hasta siete minutos). Su actividad además sirvió para que otros pandas comenzaran a interesarse en la tarea de preservar el futuro de su especie.

Advertisement

La famiia crece: Foto: AP

No todo son luces en esta historia. La actividad de Pan Pan tiene su lado problemático porque socava la diversidad genética de su propia especie. Los biólogos han tenido que hacer muchos malabares para lograr repartir la prole de este patriarca sin que el legado genético de la especie se resienta.

La efectividad del programa de cr√≠a ha tra√≠do tambi√©n un nuevo problema: tenemos demasiados osos panda en cautividad, pero a√ļn muy pocos salvajes. Los esfuerzos de los cient√≠ficos se centran ahora en criar a estos animales para que sean salvajes, no adorables bolas peludas que nunca podr√≠an sobrevivir fuera de una jaula. Los nuevos cachorros se cr√≠an con sus madres en grandes extensiones boscosas cerradas donde el contacto con seres humanos se mantiene a un nivel m√≠nimo.

Advertisement

Pan Pan murió de cáncer en 2016, y muchos de sus hijos nunca conocerán lo que es la vida en un bosque, pero al menos sus nietos puede que si lleguen a disfrutar de una vida plena en libertad. [vía FiveThirtyEight]