Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Dimitar Tilev ha creado el que posiblemente sea el coche radio control más realista que hayamos visto nunca, y no es porque esté pintado de forma realista o porque haya cuidado hasta el más mínimo detalle estético. Debajo del capó hay un sistema de suspensión simulada que hace que todo el automóvil se mueva y se tambalee en respuesta a la aceleración del motor y del frenado del vehículo.

Tilev ha explicado con todo detalle el proceso en su blog Super Scale, con hay todo tipo de datos curiosos, como que la gran mayoría de este vehículo está impreso en 3D, incluidas las ruedas, los neumáticos, los componentes estructurales y la carrocería de este Oldsmobile Dynamic 88 Wagon de 1963. Debido a que la réplica pesa poco más de tres kilos, si Tilev hubiera usado amortiguadores en miniatura para la suspensión, los movimientos de rebote y frenado no habrían parecido muy realistas. El realismo fue uno de los objetivos principales que buscaba, y por ello tardó más de un año en completar este modelo.

La solución fue cambiar los amortiguadores en miniatura por pequeños servos, uno en cada esquina del automóvil, creando un sistema de suspensión activo. Probablemente hayas visto un mecanismo similar en los famosos Lowriders, capaces de levantar y bajar la carrocería varios centímetros del suelo, pero los servos aquí se utilizan para crear un efecto mucho más sutil. También escondido dentro de este auto radio control hay un Arduino que monitoriza las señales del acelerador en tiempo real sobre los movimientos de los ejes X e Y del vehículo. Los datos del acelerador se usan para calcular cómo los puntos de suspensión simulados moverían cada rueda si se tratase de un automóvil real.

Advertisement

Por eso, cuando el Oldsmobile Wagon acelera, la parte delantera del automóvil parece levantarse mientras la parte trasera baja, y lo contrario sucede cuando se detiene. Este juguete radio control incluso se tambalea de lado a lado cuando acelera en respuesta al par del motor. El efecto es realmente convincente. Con la iluminación adecuada, la lente de la cámara y el encuadre, podrías capturar algunas imágenes de este vehículo en acción que costaría distinguir de la realidad.

Share This Story

Get our newsletter