Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Este curioso invento de los años treinta buscaba ayudar a los coches a aparcar en paralelo

10.5K
3
Save
GIF: YouTube

A día de hoy, algunos coches son capaces de aparcar en paralelo con solo pulsar un botón, pero no siempre fue así de fácil. En la década de 1930, tenías que aparcar en paralelo a la antigua usanza, y este breve clip sacado de un noticiario de la época muestra el ingenioso invento de un californiano para hacer este tipo de maniobras con facilidad.

“Así que, un genio de California ha conseguido dejar anticuada la expresión ‘más inútil que una quinta rueda’, comienza el locutor del noticiario de 1933. “Su quinta rueda se mueve hacia los lados, y con ella puedes colarte en el hueco más difícil”.

Desafortunadamente, no he sido capaz de descifrar el nombre del inventor, pero parece que el vídeo es de 1933. Getty Images tiene una copia de la película y data del 1 de enero de 1933.

Advertisement

Pero esta no fue la primera rueda que se inventó para facilitar el estacionamiento en paralelo. Este clip de 1927 de la British Pathe muestra un concepto similar surgido en París. En este diseño, las ruedas en la parte delantera del automóvil se pliegan hacia dentro, algo que probablemente provocaba que el automóvil fuese menos estable durante la conducción. Pero cuando se piensan diseños futuristas, la seguridad no siempre es la máxima prioridad.

Hubo muchos otros diseños que llegaron durante las décadas de 1940 y 1950 que pretendían hacer los viajes en automóvil y las labores de estacionamiento mucho más sencillas. Como por ejemplo el Davis Three-Wheeler, este coche de 1948, que resolvió el problema del estacionamiento en paralelo con solo tres ruedas.

Siempre nos han llamado la atención aquellas tecnologías futuristas que hablaban de coches autónomos o voladores, pero a veces solo queremos algo que nos haga mucho más fácil una tarea mundana como el estacionamiento en paralelo.

Por eso, doy gracias a estos extraños pioneros. Los inventos más útiles no siempre son los más atractivos. Pero estos inventos extraños y maravillosos nos dan esperanzas. Gracias por soñar con esos pequeños artilugios que mejoran nuestras vidas en silencio. Tener ese pensamiento en pleno siglo XXI nos vendría bien a todos.

Share This Story