Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Este dispositivo es la prueba de que Apple podría aplastar a Nintendo (si se lo propusiese)

2.6K
41
Save
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Damon Beres/Gizmodo

Habitualmente, la mayor parte del tiempo que estoy con el teléfono lo paso haciendo scroll en Twitter o TikTok, respondiendo correos electrónicos, o hablando con mis compañeros de trabajo por Slack. Pero hace poco, una nueva actividad se ha colado en mi lista: jugar.

Advertisement

Esto se debe enteramente al Backbone One, un mando a presión que convierte el iPhone en una consola capaz de rivalizar con la Nintendo Switch. Esto hace que los juegos móviles sean un verdadero placer, más allá de pequeños minijuegos como Holedown o Threes. Este dispositivo reinventa el iPhone como dispositivo de ocio: te morirás de ganas de conectar el Backbone, silenciar todas las notificaciones y sumergirte en títulos como Fantasian. También sirve para aclarar mucho sobre el futuro de los juegos a medida que los servicios en la nube van solucionando sus problemas y convirtiéndose en una realidad.

Es posible que Apple no sea la primera compañía en venirte a la mente cuando piensas en “consolas portátiles” (probablemente ese puesto lo ocupe una Game Boy o la Switch), pero ya se ha convertido en un gran contendiente sin apenas intentarlo realmente.

Le hemos pedido a Lewis Ward, director de investigación de la firma de análisis de mercado IDC, que sacase algunos números comparando Apple y Nintendo. (Estamos hablando de juegos para móviles al fin y al cabo, y los otros grandes competidores, Sony y Microsoft, no ofrecen sistemas portátiles dedicados). Según IDC, Apple obtuvo 13.390 millones de ingresos por los juegos ofrecidos en la App Store en todo el mundo en 2020; Los ingresos totales de Nintendo fueron de 13.380 millones de dólares. Apple, una empresa que no fabrica hardware de videojuegos ni juegos propios, genera el mismo dinero de los juegos que la empresa más icónica del mundo de los videojuegos.

La App Store está haciendo dinero a espuertas, lo cuál ayuda a explicar por qué Apple también ha decidido duplicar la oferta de su servicio de suscripción, Apple Arcade. Los juegos que ofrecen allí son bastante más elaborados que el típico juego freemium de la App Store; de hecho, son del tipo que habitualmente puedes comprar para una consola o PC. Nunca jugaré a un juego como World of Demons, del desarrollador de Bayonetta, con controles táctiles en la pantalla, pero lo hice de cabeza con mi nuevo mando.

Todo esto para decir: si el Backbone One o dispositivos similares (como el Razer Kishi, por ejemplo) comienzan a ganar terreno, los juegos móviles podrían atraer a un tipo de consumidor mucho más serio, empujando a la cima a un negocio que ya es realmente exitoso. Alguien que alguna vez se ha dejado cientos de euros en una consola, seguro que está encantado de poder dejarse mucho menos en un mando de plástico que se conecta a su teléfono y que puede llevarse a cualquier lado.

Advertisement
undefined
El hardware no tiene el mismo aire premium del iPhone, pero funciona a la perfección.
Imagen: Damon Beres/Gizmodo

El Backbone One se estira para adaptarse a cualquier iPhone posterior al 6S y se conecta a través de su puerto Lightning, así que nada de líos inalámbricos ni fallos de conexión. Tiene todos los botones que encontrarías en cualquier otro mando moderno, además de un botón de “inicio” único que abre la aplicación de Backbone. Puedes sujetar el teléfono y abrir un juego en pocos segundos. Rescatando uno de los viejos lemas de Apple: simplemente funciona.

Advertisement

Los juegos responden sin ningún lag notable. En su mayoría, los botones se sienten muy bien, menos los gatillos que son ligeramente sensibles y blandos. Pero están bien. En general, el Backbone One es resistente, y cuenta con una parte trasera dura de plástico que contrasta con la correa flexible del Razer Kishi. Mi iPhone da la sensación de ser una pieza recia de hardware y no siento que deba tratarlo como si fuese un huevo de Fabergé. Lo lancé a mi mochila y dejé que cayese desde un estante sin ningún tipo de preocupación. Con un precio de 99 dólares, me gustaría que los materiales se sintieran un poco más premium, algo más en línea con lo que transmite el smartphone de Apple, pero es algo extensible a lo que solemos ver en la mayoría de mandos.

No hay mucho que decir sobre el resto de cosas. La experiencia es genial. Incluso hay un jack para auriculares y un puerto Lightning para cargar el teléfono. Me he pasado horas jugando a Forza Horizon 4, Valkyrie Profile: Lenneth, Taiko Pop Tap, Dragon Ball FighterZ, Destiny 2, Tales of Symphonia y Wario Land 4, y la verdad que tengo pocas quejas.

Advertisement

He ejecutado tres categorías de juegos en este mando: juegos nativos de iOS; juegos por streaming a través de plataformas como Steam Link, Google Stadia y PlayStation Remote Play; y ROM guardadas en el iPhone y reproducidas a través de Delta Emulator. Probé un buen puñado de géneros en cada una de estas categorías.

No hay ningún problema con los juegos nativos de iOS, como era de esperar. Los juegos de acción como Call of Duty Mobile funcionan perfectamente, al igual que otros títulos como Taiko Pop Tap de Apple Arcade y juegos de rol como Valkyrie Profile.

Advertisement

En streaming funciona casi igual de bien. Steam Link, en concreto, se ha convertido en el mejor amigo de mi Backbone One. Puedo echar algunas carreras en Forza desde la cama o avanzar con el Final Fantasy XIII mientras pongo la cafetera. Lo que sea. Mucho de esto también dependerá de tu equipo, por supuesto. Tengo un PC gaming conectado a una conexión de fibra a través de Ethernet y el streaming es fluido. PlayStation Remote Play a través de mi PlayStation 4 Pro ha tenido un funcionamiento algo más irregular, tal vez debido a algún problema con mi hardware. La conexión se retrasa o falla ligeramente de vez en cuando. Aun así, he jugado con éxito a Persona 5: Dancing y he jugado partidas sin conexión en Dragon Ball FighterZ y Soul Calibur VI.

undefined
Imagen: Damon Beres/Gizmodo
Advertisement

Por supuesto, no necesitas hardware propio para el streaming de juegos. Me sorprendió ver cuánto ha progresado Google Stadia desde la última vez que lo probé el año pasado. Hoy, puedes abrir una ventana de Google Stadia en tu navegador móvil, iniciar sesión y jugar a cualquier juego de tu biblioteca directamente desde esa pestaña. Reconoce instantáneamente el Backbone One. Jugué un poco al Destiny 2 y a Super Bomberman R Online y descubrí que respondían a la perfección. También se veían geniales. Dicho esto, todo se veía demasiado apretando en el navegador de mi iPhone 12 Mini, por lo que esta no sería mi primera opción; quizás la cosa mejore si tienes uno de esos iPhone de tamaño extra grande.

Las ROM que probé en Delta Emulator en su mayoría eran geniales. Me enganché a Wario Land 4 y no tuve ningún problema con ciertas de las mecánicas extrañas dentro del juego (como apuntar y lanzar objetos en el terrible nivel de “pinball”, por ejemplo). Por otro lado, experimenté un lag terrible cuando probé Rhythm Heaven, uno de mis juegos favoritos en la Game Boy Advance, y no pude pasar del tutorial. Supongo que esto es un problema de la ROM o del emulador, dado lo bien que funciona todo lo demás, pero es una lástima que no todo vaya a la perfección.

Advertisement

La aplicación Backbone es otro de los puntos a favor. Puedes abrirla como cualquier otra aplicación o mediante el botón dedicado del mando. Desde aquí, puedes desplazarte e iniciar juegos en tu biblioteca, unirse con amigos a partidas multijugador y editar o compartir capturas de pantalla y videos. Está muy bien y llega a rivalizar con los launchers de la Switch, PlayStation o Xbox, aunque me gustaría que tuviera diferentes opciones de visualización y mejores herramientas de organización. Simplemente apila todos los juegos en un carrusel, sin la posibilidad de ordenarlos manualmente o crear carpetas.

Cada parte de la experiencia encaja perfectamente, lo cuál me llevó a otro un efecto secundario interesante: el Backbone One hace que te concentres en relajarte. Cuando juegas con este dispositivo, querrás silenciar tus notificaciones (ocupan demasiado espacio en la pantalla) y limitar tu atención a lo que tienes delante. Y como estás jugando con tu iPhone, no tienes teléfono con el que distraerte.

Advertisement

Por lo tanto, Backbone One te ayudará a exprimir al máximo los juegos. Nunca jugaría a ninguno de los juegos que hemos mencionado antes si tuviera que usar los controles táctiles. También he intentado usar un mando Dualshock 4 o uno de Xbox One por Bluetooth antes, pero es demasiada complicación para echar una partida rápida. El Backbone One simplifica todo a la perfección.

Ese era realmente el problema a resolver. Ciertamente, los juegos móviles serios son una realidad desde hace tiempo, pero no tenían todos los elementos para funcionar perfectamente. Esto ya no ocurre con el Backbone One.

Advertisement

Esto es lo que debería preocupar a Nintendo, a medida que el hardware de su Switch va envejeciendo rápidamente. El iPhone es superior a este dispositivo en muchos aspectos. Incluso el iPhone 6S, que tiene ya cinco años y medio, cuenta con una pantalla mejor, mayor resolución y con mayor densidad de píxeles que la Switch y que la Switch Lite. Y toda tu vida ya orbita alrededor del iPhone. Cuando llegue el momento, comprarás otro, pero probablemente puedas vivir sin una Nintendo, sobre todo si puedes jugar a juegos en streaming que no podría ejecutar tu Switch.

undefined
Imagen: Damon Beres/Gizmodo
Advertisement

Me importa mucho la longevidad de nuestros productos tecnológicos. Cada año se genera un volumen asombroso de desechos electrónicos debido a las nuevas piezas de hardware y la obsolescencia programada de nuestros dispositivos antiguos. ¿Cuánto tiempo aguantará el Backbone One?

Teóricamente, debería durar lo suyo. Para empezar, no hay que preocuparse por la batería o la pantalla. El dispositivo está asegurado con tornillos estándar en vez de los específicos que lleva el iPhone, por lo que debería ser bastante fácil de abrir y arreglar si fuese necesario.

Advertisement

La atención al cliente es excelente, incluso demasiado entusiasta. Probé a preguntar acerca de la reparación de mi dispositivo “roto”, e inmediatamente organizaron un envío para reemplazarlo. (Ten en cuenta que yo mismo compré el producto para mi, no era un dispositivo de pruebas para reviews). ¡Ooops! Como realmente no estaba estropeado cancelé la solicitud de inmediato. Tal vez sería más útil tratar de ver cuál es el problema antes de enviar otro dispositivo, aunque ciertamente no puedo culpar a la compañía por tratar bien a sus clientes.

El único interrogante que tengo es el conector Lightning. Apple ha hecho cambios en sus puertos en el pasado, lo cuál me hace preguntarme si el Backbone One no podría quedarse obsoleto en alguna de las generaciones futuras de iPhone. Un cambio de Lightning a USB-C haría completamente inútil el Backbone sin un adaptador, y tal vez incluso con uno, dado que ya encaja muy justo. (Ni siquiera se puede usar el Backbone One si el iPhone está en su funda).

Advertisement

Si puedes dejar de lado esa posibilidad, es fácil recomendar el Backbone One. Es un placer usarlo, y conseguirá convertir tu iPhone de una consola casi perfecta. A medida que Apple trabaje en mejorar sus ofertas de Apple Arcade, no me sorprendería verla desarrollando su propio mando con el que lograr el mismo objetivo (tal vez con funciones adicionales para conectarse con un Apple TV o un Mac). El futuro de los juegos móviles está tomando forma, y Apple ya está liderando el camino, justo delante de nuestras narices.

En resumen

  • El Backbone One demuestra que los juegos móviles están listos para ir más allá de los típicos Candy Crush.
  • Incluso dentro del jardín amurallado de Apple, es fácil configurar un emulador que te permita jugar ROMs de juegos clásicos de Nintendo.
  • Los servicios de streaming como Steam Link, Google Stadia o Moonlight funcionan muy bien, lo que significa que puedes jugar a juegos como Forza o Destiny 2 en cualquier lugar y momento.
  • Sería bueno si los siguientes modelos pudieran sentirse algo más robustos.
  • Esos 99 dólares no es que sean poco dinero, pero si ya juegas en PC y buscas una consola portátil, probablemente sea mejor opción que una Switch Lite que cuesta el doble.